Palabra del Pastor

Nuevamente estamos en el corazón del Mes de María. Profundizar sobre la realidad de la Virgen María, la Madre de Dios es un camino privilegiado para llegar a Jesús. Ella nos dirá que miremos a Jesús. Ella transformará la tristeza que podemos llevar en nuestro corazón en auténtica alegría. Ello será posible por la fe que se nos ha regalado. María no sólo está presente en nuestra vida sino que además nos da ejemplo de lo que significa seguir a Jesús. Tener un horizonte de comprensión de la vida considerando que participamos del Plan de Dios. Estamos en mano de su Providencia. Ella confió completamente en el querer de Dios. Ella comprendía que sólo haciendo la voluntad de Dios podía vivir en plenitud la alegría cristiana. María generaba alegría. Y esa alegría le venía de hacer la voluntad de Dios. Voluntad que se manifiesta en servicio generoso y desinteresado.

Junto con celebrar el Mes de María, estamos preparando nuestro corazón para recibir al Papa. Francisco es el sucesor de Pedro. Si, él está llamado a confirmarnos en la fe en Jesucristo. Será él quien nos vuelva a recordar que la vida del cristiano es servir y no ser servido. Él nos ampliará la mirada para mirar el mundo con los ojos de la fe, de la esperanza y de la caridad. Él nos dirá que la vida vale la pena vivirla volcada a los demás. El Papa se nos presenta como el mensajero de la luz de Jesús que nos da vida en abundancia. Organicémonos, colaboremos para que seamos muchos los que podamos ver al Papa, saludarlo, rezar por él y vivir una profunda experiencia de comunión entre todos. Será hermoso compartir con personas de todo Chile la fe común que profesamos y que esperamos, con la ayuda de Dios, vivir.

Publicado el: 29 noviembre, 2017