Una nueva etapa en la peregrinación de los jóvenes que caminan por Cristo

Volvemos con esperanza y anhelos, luego de haberse postergado presencialmente durante dos años seguidos nuestra tradicional Peregrinación Juvenil al Santuario de San Sebastián de Yumbel, desde el 2019 por el estallido social y luego en el 2020 por la pandemia con una propuesta virtual; es así que retomamos este espacio de encuentro de fe y alegría juvenil. Hace aproximadamente dos semana atrás, volvimos a reencontrarnos junto a San Sebastián, con la presencia de uno 200 participantes, entre ellos jóvenes y adultos acompañantes, quienes fueron signo visible de esperanza y también de representatividad del alma viva de los jóvenes que aún no se dejan vencer por la indiferencia y el agobio de este mundo un tanto alejado de los signos de fe.

Con el lema :“¡Levántate! tú me has visto” derivado de la propuesta original del Papa Francisco «¡Levántate! Te hago testigo de las cosas que has visto» (cf. Hch 26,16) citada de los Hechos de los apóstoles, donde san Pablo narra parte de su conversión, somos invitados a formar parte de un ciclo de tres mensajes que acompañan a los jóvenes en el camino entre la JMJ de Panamá 2019 y la de Lisboa 2023, todos ellos centrados en el verbo «levantarse». Francisco quiere que los jóvenes vivan la experiencia celebrativa de la Iglesia Universal en aspectos que caracterizan a las JMJ pero vividas diocesanamente, puntos  claves como : que sea una fiesta de la fe, una experiencia de Iglesia, una experiencia misionera, un lugar y ocasión del discernimiento vocacional, un llamando a la santidad; debe ser una experiencia de peregrinación y de fraternidad universal.

Es por esta razón que no nos quisimos restar de esta iniciativa, la cual convocó este 2021 en la solemnidad de Cristo Rey, reencontrandonos presencialmente allí, donde los jóvenes de nuestra arquidiócesis fueron convocados a acoger a Cristo,  a darle  la bienvenida como Rey en sus vidas ¡un Rey que viene a salvar! Este Cristo Rey invita a los jóvenes a levantarse para escuchar, alabar y conocer el sentir de su Iglesia jóven, respondiendo a través de su testimonio todo lo vivido. En esta ocasión el contexto de la pandemia no nos permitió caminar los kilómetros acostumbrados, pero el peregrinaje no es sólo a pies de suelo, el alma y el pueblo peregrinan cuando su intención es encontrarse con Dios, más aún con un Dios que reina en nuestras vidas, con el mismo Cristo que es Rey y Señor de la historia del hombre. Tomando en cuenta la sinodalidad que está viviendo nuestra Iglesia en general, según las orientaciones pastorales, estas jornadas juveniles «ofrecen la posibilidad de hacer experiencia de una fraternidad con todos, de compartir con alegría la fe y de crecer en su pertenencia a la Iglesia».[Francisco, Exhortación apostólica postsinodal Christus Vivit (ChV) 142.]

Estas instancias llaman a los jóvenes a ser los protagonistas, protagonismo basado en su historia, el mundo y  su relación con Cristo y la Iglesia. No podemos pensar ni imaginar una el pueblo de Dios sin jóvenes ya que de ellos brota la fuerza, la pasión, los sueños y anhelos de todos nosotros por ver una humanidad más fraterna como hermanos pero sin dejar afuera la creación de Dios, naturaleza que se nos ha encomendado cuidar y que el Papa Francisco ha sabido manifestar claramente en su encíclica “Laudato si” que es un llamado universal a todos los habitantes de este planeta.

¿Por qué caminan los jóvenes hoy, se preguntarán muchos? Buscan a Cristo en el otro, ya que donde haya un joven amando allí estará el Señor, que quiere manifestarse en ese corazón, alentando a compartir ese amor con los demás, a través de valientes propuestas que marquen un nuevo rumbo de respeto mutuo, dignidad e integridad para todos y todas sus hijos e hijas. A pesar de todo, estos jóvenes creen y tienen su fe firme en el Señor que no los abandona, seguirá junto a ellos hasta el fin de los tiempos, porque no es el hombre el que tiene la última palabra, sino Dios que hace nuevas todas las cosas.

 

Fanny Salazar
Milton Gioia
Delegados Episcopales para la Pastoral de Juventud

Publicado el: 30 noviembre, 2021