A los fieles de la Arquidiocesis de Concepción

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 1 agosto, 2013

Carta de Monseñor Chomali dirigida a los Fieles de Concepción

A LOS FIELES DE LA ARQUIDIOCESIS DE CONCEPCION

  

                             Monseñor Antonio Moreno partió ayer, 31 de julio, al encuentro con el Señor.  A él consagró su vida, sirvió a su Iglesia con pasión, no dejo rincón sin recorrer. Hizo mucho bien y dejó su huella como Profesor de Biblia en la Facultad de Teología de la Pontificia Universidad Católica: Pentateuco, los libros de los Profetas, adquirieron relieve y luz en la vida de sus alumnos.

                              Para él, eso no bastaba: habiendo ya otros Profesores de Sagrada Escritura, experimentó la urgencia por las regiones apartadas de Chile donde faltaba el servicio misionero de la Iglesia.  Rolecha fue campo de su trabajo, recorriendo a pie largas distancias para no dejar familia sin visitar.

                              Nombrado Obispo por el Papa Juan Pablo II, sirvió al pueblo de Dios, primero como Obispo Auxiliar de Santiago: las parroquias y los barrios obreros de esa zona fueron campo de servicio pastoral.

                              En 1989, el Santo Padre lo nombró Arzobispo de Concepción.  Se volcó de lleno a la tarea encomendada, potenciando la Universidad Católica de la Ssma. Concepción y el Seminario: preocupándose de las Comunicaciones (fundó la Radio María Inmaculada en noviembre de 1996); acompañando el trabajo parroquial, y dando su asentimiento a la fundación de la Misión Mapuche en Tirúa.

                               No fue un hombre de oficina, aunque siempre atendió con seriedad la Curia Arzobispal.  Su corazón sacerdotal lo llevo, incansablemente y hasta el final de su servicio pastoral en Concepción, a misionar personalmente –con ayuda de los seminaristas- los rincones más apartados de la Arquidiócesis especialmente en la Provincia de Arauco.  Quienes lo acompañaron dan testimonio de su temple, de su trabajo incansable, durmiendo donde hubiera un espacio para tenderse, incluso sobre una mesa.

                               En el último tiempo, regreso a Concepción para servir con sencillez al Pueblo de Dios, haciéndose disponible para colaborar con el Arzobispo de la Arquidiócesis y con las comunidades que requirieran su ayuda.

                               El Señor lo ha recibido en sus brazos, y María, nuestra Madre a la que Don Antonio tanto amó, lo acompaña como una mamá cariñosa, feliz de recibir a este hijo muy querido en la Casa del Padre.

 

            + Fernando Chomali Garib

                                                                                                                 Arzobispo de la Ssma. Concepción

Más Iglesia Arquidiocesana