Alumnos saludan a la Virgen en el inicio del Mes de María

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 7 noviembre, 2015

Peregrinando hasta el Cerro La Virgen, alumnos y alumnas de Colegios de Iglesia de la Arquidiócesis de la Santísima Concepción iniciaron el Mes de María.

 Se reunieron en la plaza San Juan Bosco, donde compartieron un envío para comenzar el camino que en el trayecto tuvo tres estaciones: “La Anunciación”, a cargo del Instituto de Humanidades de Chiguayante; “Las Bodas de Caná”, animada por el Colegio Madres Domínicas, y “La Misión”, protagonizada por estudiantes del Liceo La Asunción de Talcahuano.

 Una vez en la cima del cerro, hubo dinámicas y cantos a cargo de la banda del Colegio Inmaculada Concepción de Talcahuano, que preparó el ambiente antes de celebrar la Eucaristía, presidida por Monseñor Fernando Chomali junto al Vicario Episcopal para la Educación padre Francisco Osorio.

 El Arzobispo contó a los niños y jóvenes una experiencia vivida esa misma mañana. Que había rezado junto a la tumba de Sebastián, un joven de 16 años alumno del Colegio Brasil, que había perdido la vida haciendo pesca deportiva junto a un amigo. Acompañando a sus padres, señaló, “me conmoví al ver a un joven lleno de vida que estaba muerto. Pero también porque los compañeros de curso arrendaron una micro y fueron a buscar su cuerpo. Eso es amar, tener un corazón noble”.

 

Monseñor prosiguió afirmando que “lo peor que nos puede pasar es que nos arrebaten los sueños, el idealismo, las ganas de vivir en comunidad, como hermanos, y de hacer algo por el otro. Cuando eso se lo quiten a los jóvenes, Chile va a morir. Por eso tenemos la gran responsabilidad de formarles intelectualmente, pero también el corazón. ¡Qué maravilla sería que el día que yo me pierda ustedes arrienden una micro y me fueran a buscar!”.

 Finalmente, el pastor destacó que los jóvenes chilenos son solidarios, se mueven por cosas que valen la pena. “Y esos jóvenes no están tan lejos de lo que hizo la Virgen María, una mujer sencilla y humilde que estaba llena de Dios, y eso la llevó a servir a su prima Isabel. Cuando nosotros no nos movamos a servir a quien lo necesita, ese día estaremos perdidos”. “La llamada, entonces, es a responder como la Virgen María. Servir al prójimo es la manifestación más clara de que estamos en manos de Dios”.

 Concluyendo la celebración, alumnas del Colegio Del Sagrado Corazón entregaron el signo de la Vida Consagrada a sus pares de San Agustín. También hubo un momento para una foto grupal, bailes, dinámicas y compartir una colación.

 Larry Henríquez Bravo, Periodista, Vicaría para la Educación y Fundaciones Educacionales.

Más Iglesia Arquidiocesana