Alumnos y alumnas de Instituto San Sebastián de Yumbel egresaron de enseñanza media

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 25 noviembre, 2014

La ceremonia, en tanto, se realizó en el edificio que alberga a la enseñanza media, y la Eucaristía en la Parroquia de Yumbel.

El Instituto San Sebastián de Yumbel vivió con emoción la Eucaristía y ceremonia de Licenciatura de enseñanza media de 75 estudiantes. La Santa Misa se celebró en la parroquia de Yumbel, y fue presidida por el Vicario para la Educación y presidente de las Fundaciones Educacionales del Arzobispado, presbítero Francisco Osorio, junto al párroco y asesor pastoral del Instituto, Bernardo Álvarez. La ceremonia, en tanto, se efectuó en el edificio que alberga a la enseñanza media.

En su homilía, el Vicario dijo a los jóvenes “ustedes son la razón de ser de nuestros colegios. Hoy terminan una etapa importante de su vida, concluyen su enseñanza media y tienen que abrir la mirada hacia las ofertas educativas que el mundo les propone. El colegio les ha ayudado a descubrir talentos, virtudes y capacidades, que tienen que desarrollar al máximo”.

El sacerdote destacó los tres núcleos que tiene un Colegio de Iglesia y especialmente aquellos que pertenecen a las Fundaciones Educacionales del Arzobispado. “Primero, se educa, buscamos la excelencia académica, valórica y humana en cada uno de los alumnos y alumnas. También estamos llamados a evangelizar, es decir, lograr que a través de la educación en la persona de Jesucristo y de sus valores ustedes se transformen en testigos en medio de las realidades que les toca vivir. Y si educamos y evangelizamos, lo hacemos para servir a la sociedad, en sus familias y en las distintas realidades de las cuales forman parte. Hoy, dentro del itinerario pastora, se les entregará la cruz, que tiene estos tres elementos (Educar, Evangelizar y Servir), que constituyen el sello característico de los alumnos y alumnas que egresan de nuestros colegios”.

En la licenciatura, entregó un mensaje la rectora hermana Ximena Sandoval Hurtado. “Despedimos con satisfacción y cariño a una generación de estudiantes que dará un nuevo paso en sus vidas. Nadie más que uno mismo construye su propia ruta, historia y vida. En nuestro Instituto no sólo han recibido el conocimiento, sino también han llevado en el corazón la experiencia de Dios que nos garantiza lo que muchas veces nos falta, el sentido de la vida. Sean diferentes, no sean uno más como tantos que no creen que la vida es en serio. Les invitamos a seguir asumiendo nuevos desafíos, seguros de que podrán lograr todo lo que se propongan. El Señor estará siempre acompañando, no lo olviden, y aquí en el Instituto siempre tendrán a su familia. Vayan con Dios, perseveren ante todos los desafíos, sean buenas personas, que esa es la base del éxito en la vida”.

Durante la ceremonia se distinguió a varios alumnos y alumnas, destacando su espíritu de servicio, esfuerzo y sacrificio, comportamiento ejemplar, compañerismo, permanencia en el establecimiento, mejor rendimiento académico año lectivo 2014 y excelencia en el compromiso cristiano. Asimismo, la Fundación Educacional Cristo Rey otorgó un premio al alumno integral de la promoción, reconociendo su grado de compromiso con el establecimiento, espíritu de esfuerzo y sacrificio, afán de superación, participación en las actividades del colegio y respeto de la normativa institucional. En Yumbel, esta distinción la obtuvo la alumna Romina Belén Muñoz Muñoz, quien la recibió de manos del presidente de la Fundación Educacional Cristo Rey, presbítero Francisco Osorio.

Más Iglesia Arquidiocesana