Arauco celebró como pueblo fiel la Inmaculada Concepción

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 9 diciembre, 2016

Párroco de Arauco, el padre José Miguel San Martín, destacó que durante la festividad de la Inmaculada concepción se celebraron varias actividades con presencia de evangélicos.

Durante la mañana, la parroquia San José, entregó el Sacramento de la Primera Comunión a 65 niños y, además, a siete papás de los propios niños que, por una u otra razón, no habían recibido este sacramento.

Posteriormente, el párroco presidió la Misa y una procesión en honor a la Virgen, en la Caleta de Tubul, en que el pueblo sencillo expresó también su devoción, tradición de muchos años, en que la gente peregrina hasta un cerro y en que manifiesta también su cercanía a Dios y devoción a María. Procesión que se inició a las 11 horas.

En la tarde, en Arauco, se reunieron todas las comunidades, que participaron en la procesión desde el acceso a la ciudad hasta el santuario del cerro Colo Colo, donde a los pies del cerro existe un pequeño santuario con la imagen de la virgen de Lourdes, donde se ha celebrado el Mes de María, diariamente, a las 7 de la mañana.

En la caleta de Tubul,  donde mucha gente fue en peregrinación al cerro La Virgen. Cada año se celebra junto al pueblo fiel y también participan evangélicos, porque a la Virgen la reconocen como la santa que les protege en sus labores del mar. La misa en Tubul fue presidida por el padre José Luis Roldán

El padre José Luis Roldán, vicario episcopal de Arauco se refirió a la gran devoción hacia la Virgen. “María es la que nos precede en el camino hacia Jesús y María nos sigue enseñando el camino, indicándonos que es posible vivir con un corazón abierto a la escucha de Dios, en una pureza verdadera, en una verdad que se explicita en las obras, en un constante decirle sí a Dios. María vuelve a renovar nuestros corazones y el deseo de decir sí al Señor, sin poner ningún obstáculo y abandonándonos en sus manos”, expresó.

En la caleta, unas 3 mil personas viven del mar, y curiosamente en que la mayoría profesa la fe evangélica, pero la expresión que se observa en torno a la Virgen es general. La mayoría acude a la veneración de ella. Al respecto, el padre José Luis expresó que “un pueblo que pareciera olvidar a su madre, sin embargo, María no se olvida de sus hijos, que son todos y extiende su corazón también a quienes no son católicos y los abraza y conduce a todos por igual, porque María abre el camino para todos, la que ilumina y muestra verdaderamente donde está centrado el corazón del hombre. De esta forma María muestra que es camino y puente para llegar a Jesucristo”. 

Más Iglesia Arquidiocesana