Arauco celebró junto a sus mascotas el día de San Francisco de Asís

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 6 octubre, 2015

El pasado 4 de octubre, día en que se celebra la fiesta de San Francisco de Asís, en la Parroquia San José de Arauco, por tercer año consecutivo, se realizó el rito para bendecir las mascotas e implorar también la bendición de Dios para los campos de la Comuna.

San Francisco de Asís, quien existió en el Siglo XII y tuvo una gran sensibilidad por toda la creación, en ella se encontraba con el amor de Dios. Cada cosa creada le hablaba de un Dios Padre, Creador y Señor.

Francisco creció en una familia bien acomodada, pero siendo muy joven, se dispuso a encontrarse con Dios, su única norma de vida fue el santo Evangelio, y queriendo vivir lo que Cristo presentaba allí, renunció a sus riquezas y bienes terrenales para vivir pobremente y servir a los más desposeídos. Cuenta la historia que cuando Francisco hablaba todos escuchaban, incluyendo a los animales a quienes llamó, hermanos menores. Al encontrarse con Dios, Francisco de Asís, supo ver el amor de Dios en cada cosa creada y por ello alabó al Creador por la luna, el agua, el sol y por todo ser humano, en quien vio un regalo del Señor.

Su gran sensibilidad evangélica lo condujo a renovar la Iglesia con el testimonio de su vida personal y su mirada ecológica a cuidar y respetar toda la obra Creada.

El Papa San Juan Pablo II lo nombró patrono de la ecología en 1996 y este año el Papa Francisco, inspirado en el Santo de Asís, ha publicado su Encíclica “Laudato Sii”, invitándonos a cuidar la “casa común”, nuestro mundo, nuestro planeta.

En honor a este santo bendito de la Iglesia, es que los fieles de la Parroquia de Arauco han llegado hasta el templo con sus mascotas, nuestros animales, para pedir la bendición del Señor. El Párroco, padre José Miguel San Martín, ha llamado a tomar conciencia de nuestra responsabilidad ecológica y junto con bendecir las mascotas ha pedido a Dios bendiga los campos de Arauco y a todas las personas para que todos podamos compartir y construir juntos un mundo más fraterno.

En su oración el sacerdote señaló: “Bendice, Señor, a nuestras mascotas y haznos guardianes responsables de estas criaturas. Que podamos seguir dándonos alegría mutuamente y que sea un recordatorio de tu poder amoroso. Así como nuestras mascotas dependen de nosotros para su cuidado, ayúdanos a recordar y confiar en tu cuidado providente para con nosotros y el mundo entero. Que compartamos tu amor con todas tus criaturas, especialmente las especies en peligro de extinción y te pedimos tu ayuda para cuidarlas y concientizar a los seres humanos sobre ese deber, para que de esa manera, podamos continuar apreciando toda tu creación. Y ayúdanos para construir un país más de hermanos, siendo más fraternos unos con otros, venciéndonos a nosotros mismo y vivir conforme al amor que tu Hijo nos enseñó”.

Fue un momento de fiesta para los asistentes especialmente los niños.

Más Iglesia Arquidiocesana