Arauco concluyó el Mes de María con gran devoción y gozo

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 10 diciembre, 2013

Grandes muestras de fervor y devoción por parte de feligreses se apreciaron durante la procesión en honor a la Inmaculada Concepción de María, en las procesiones que se realizaron el 8 de diciembre en Arauco y en la localidad pesquera de Tubul, lugar que fuera arrasado por el maremoto de 2010.

La manifestación de fe y devoción comenzó desde tempranas horas de la mañana en el cerro de la Virgen de Tubul. A medio día, partió la procesión desde la destruida capilla hasta el lugar de peregrinación y a los pies del cerro se celebró la Eucaristía; se congregaron fieles venidos desde distintos lugares y muchos pescadores de la localidad se acercaron para pedir a la Virgen su protección en sus navegaciones de pesca. Terminada la misa en Tubul, las manifestaciones de devoción se trasladaron hasta Arauco, allí a las 17:00 desde la entrada a la ciudad se inició la procesión por las calles del pueblo; diferentes grupos de la parroquia prepararon altares donde se fue reflexionando sobre los 10 mandamientos de la ley de Dios.

En la procesión estuvo presente la imagen de la Virgen Inmaculada que cada sábado durante el mes de María, presidió el rosario del alba y la procesión hacia el cerro Colo-Colo de Arauco;  cargaron la imagen hombres y mujeres, mientras que un entusiasta y fervoroso pueblo participaba con cantos y oraciones. La conclusión del mes tuvo lugar en la misa de las 19:30 hrs. donde se hicieron presentes las 23 comunidades de la parroquia de Arauco; esta celebración estuvo presidida por el Párroco, padre José Miguel San Martín, y acompañada por el Vicario parroquial, el Diácono, religiosas y  muchísimos fieles quienes con emoción ovacionaron la imagen de la Inmaculada a la entrada del templo.

El su homilía el Párroco enfatizó la pureza de María, dijo: “María, la madre de Jesús, siendo un ser humano como todos nosotros, jamás dio la espalda a Dios y siempre se mantuvo pura, sin mancha ni arruga de frente al Seño. Un gran desafío tenemos los cristianos porque es posible ser puros, limpios de corazón, vivir de cara Dios cumpliendo los mandamientos, es posible superar lo que nos divide, tratarnos mejor, pues la última palabra en esta aventura de la fe, no la tienen lo negativo sino Dios, que es el sumo bien, el amor”.  Invitó finalmente a los fieles a fijarse en María y mirar a Dios, tener fe en Él, creer más bien en la fuerza del amor que en el aparente poder de lo negativo.

El cantidad de personas, calculada en estas dos celebraciones llegaría probablemente a unas mil personas, que se reunieron para honrar a la Madre del Señor en las celebraciones de la Parroquia San José de Arauco. La procesión y Eucaristía de término del Mes de María, estuvo impregnada de gran devoción y un ambiente profundamente religioso, de silencio, reflexión, cantos y oración.

Más Iglesia Arquidiocesana