Arauco manifiesta su fe con la celebración del mes de María

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 13 noviembre, 2013

El pasado viernes 8 de noviembre la Parroquia de San José de Arauco, inició con gran entusiasmo el mes de María. Al templo parroquial concurrieron los fieles provenientes de las diversas comunidades, quienes a las 19:00 horas, con la oración al Santísimo se congregaron para luego a las 19:30 hrs. dar comienzo a la Eucaristía.

En ella se honró a la Madre de Dios y se bendijeron varias imágenes que acompañarán a las comunidades y a los enfermos durante los treinta días previos a la fiesta de la Inmaculada Concepción.

El párroco junto a las religiosas, motivaron la participación de los fieles para retomar en todas las capillas y comunidades esta devoción de tanta tradición en nuestro pueblo. En la celebración señaló el párroco que “el mes de María se propone como un tiempo privilegiado para renovar la vida cristiana,  cultivar la piedad, abrir nuestro corazón a la Palabra de Dios, al encuentro con el misterio de Dios encarnando y al encuentro con los hermanos”.

La respuesta de los feligreses no se dejó esperar. Más de 1700 alumnos participaron en este inicio del mes de María en el Colegio San Francisco de Asís, también lo hicieron los ancianos en el hogar de la Fundación las Rosas, y en una veintena de capillas en el amplio sector parroquial.

El sábado 9, a las 06:30 de la mañana se inició el rosario de la aurora mientras se iba en procesión por las calles de Arauco acompañados de los devotos y la animación del grupo “Los madrugadores”. En andas a esa hora de la mañana se llevó la nueva imagen de la Virgen que se entronizó en el cerro Colo-Colo, allí a las 07:00 de la mañana se celebró la Eucaristía con la participación de más de 100 personas que con mucha devoción acompañaron el traslado de la imagen y luego con gran entusiasmo participaron de la Eucaristía.

El inicio del mes de María, llena de entusiasmo a la comunidad de Arauco, es verdaderamente una primavera de la fe, una nueva etapa donde, Dios mediante,  brotarán y florecerán las virtudes necesarias que nos harán mejores cristianos. De la mano de la Virgen, se seguirá promoviendo este clima de piedad y entrega a Jesús.

Más Iglesia Arquidiocesana