Arzobispo de Concepción entrega Ministerio del Lectorado a Claudio González

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 28 noviembre, 2021

La mañana de este domingo, Claudio González Larenas recibió de manos de Monseñor Fernando Chomali, el Ministerio del Lectorado, en el camino de preparación al Diaconado permanente.

La ceremonia se realizó durante la celebración de la misa en la Parroquia Sagrada Familia de Concepción. En su homilía, Monseñor Chomali afirmó que “la vida es una historia de amor entre Dios y los seres humanos” y que es una historia que el Señor ha querido que sea transmitida por hombres, mujeres y por la comunidad cristiana. “Todos tenemos la labor misionera, la labor evangelizadora, de acuerdo al carisma que a cada uno le ha concedido”.

En ese contexto, afirmó que a Claudio González “se le está confiriendo -con la comunidad- el discernimiento en el carisma de Diaconado permanente” y  destacó que “todos tenemos un carisma, que tenemos que ir descubriendo para poder transmitir lo único que importa: que Jesucristo está presente en medio de nosotros”.

De esta forma, pidió al Señor que siga acompañando a Claudio González “en este camino que Él le ha preparado para el servicio de su Iglesia”.

Por su parte, González dijo sentir “una alegría muy grande y un tremendo agradecimiento al Señor por este don” y también agradeció a todos quienes lo acompañaron.

Además, señaló que no se pudo “consagrar con la generación que recibió el Lectorado hace casi un mes, porque estaba en un tratamiento de cáncer”, el que se encuentra en remisión. “Todo ha salido bien con la gracia de Dios. Estoy muy agradecido”, enfatizó.

Al respecto, su esposa, María Angélica Godoy, afirmó que “son muchas cosas que agradecer” y que “lo que nosotros hacemos es poco comparado con todo lo que Dios nos ha dado”.

En tanto, el párroco de Sagrada Familia, Padre José Cartes, valoró que Monseñor Chomali entregara “el Lectorado, este paso tan importante en la vida del Diaconado permanente, para Claudio”.

Y agregó que “la Palabra hoy nos hablaba claramente de que nosotros tenemos que desempolvar la esperanza. Y este hecho de que nosotros podamos acoger a un hermano para que pueda recibir un ministerio es la esperanza de que la Iglesia está viva, está actuando y tratando de buscar caminos nuevos en este momento sinodal”.

“Creo que este ha sido un momento de gracia muy importante para nuestra parroquia”, enfatizó.

Más Iglesia Arquidiocesana