Autoridades de Gobierno Regional del Biobío participaron en liturgia por los Derechos Humanos

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 11 septiembre, 2014

“El compromiso de la Iglesia, por los derechos humanos, tiene razones precisas e inherentes a su propia misión”, afirmó el padre Juan Carlos Marín, Vicario General de la Arquidiócesis, durante la celebración de la liturgia que presidió en la catedral de Concepción, en presencia de los miembros del Gobierno Regional del Biobío.

La acción, que fue concelebrada por el Pbro. Luis Figueroa, se enmarcó en la conmemoración de defensa de los Derechos Humanos, en el país, en este 11 de septiembre. En la oportunidad, el intendente regional,  Rodrigo Díaz,  leyó un texto bíblico y al término de la liturgia, valoró el trabajo de la Iglesia en el tema de los derechos humanos y agradeció a la Iglesia de Concepción por  su preocupación y servicio hacia los más desvalidos.

 

En su homilía, el P. Juan Carlos Marín expresó que “con la fuerza del Evangelio que se nos ha confiado, la Iglesia proclama los derechos del hombre y reconoce y estima en mucho el dinamismo de la época actual, que está promoviendo por todas partes estos derechos. Es un signo de los tiempos, considerándolo un paso importante en el camino hacia la organización jurídico-política de la comunidad”.

Profundizó, en su mensaje,  subrayando que “contemplando la figura de la Misericordia que Dios tiene con sus criaturas, nos convencemos que los derechos humanos pertenecen al corazón del Evangelio”.

Agregó que “el Hijo de Dios no pone límite  al amor (…) Cuando se acaba el amor, comienzan los juicios, las violaciones a los derechos fundamentales de las personas  y además, ponen fin a las relaciones humanas. Pero cuando el amor está vivo en el corazón, sé es capaz de superar los momentos más difíciles”.

Se refirió a que pese a transcurrir más de 40 años, en que se violaron gravemente los derechos humanos, en Chile, aún sigue pendiente el problema con los familiares de detenidos y desaparecidos. “En nuestra patria hemos vivido momentos dolorosos y desgarradores, al no estar a la altura del amor misericordioso”.

Manifestó que es importante seguir caminando en la búsqueda de la verdad y la justicia “si queremos construir por el camino de la democracia”.  Añadió que “el amor misericordioso crea memoria (…) Dios misericordioso que nos hacer recordar, siempre despierte en nuestra patria y en quienes la habitamos, la memoria. Un país con memoria es un país con historia”. 

Más Iglesia Arquidiocesana