Bendicen nuevo memorial de los Derechos Humanos en Concepción

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 8 marzo, 2015

En el cementerio general de Concepción, fue bendecido el memorial de los detenidos desaparecidos y ejecutados políticos, en presencia de los familiares y autoridades locales, en que se homenajeó, especialmente, a las mujeres que murieron durante el período de la dictadura, en Chile.

El proyecto fue financiado por la Municipalidad de Concepción y la corporación SEMCO, que administra el camposanto, implicando una inversión de 90 millones de pesos. El diseño estuvo a cargo de la facultad de Arquitectura de la Universidad de Concepción. El monumento consiste  en varias columnas con los nombres de 118 personas de la zona, que fueron víctimas de la represión. Durante la ceremonia, quedó establecido que deberán agregarse los nombres de otros 34 caídos, en esas circunstancias.

El acto estuvo presidido por autoridades provinciales, comunales y dirigentes de agrupaciones de familiares de detenidos desaparecidos, quienes intervinieron para recordar los momentos vividos durante el gobierno militar. Hubo especial mención a dos mujeres fallecidas, en ese período, en homenaje al Día Internacional de la Mujer.

Poco después de descubrir el monumento, el Vicario General de la Arquidiócesis, presbítero Juan Carlos Marín, fue invitado a bendecir la obra. “El pobre, el desamparado, el desparecido tiene nombre concreto y aquí están. Esto es muy importante: Dios conoce al humilde, al perseguido y  lo conoce por su nombre.  Por eso, el pobre tiene nombre y  aquí están estos nombres”, afirmó.

Luego pidió oración,  señalando “Dios del consuelo,  Tú que, con toda justicia,  mandates a volver a la tierra  a quienes  has modelado con tu mano, dale misericordia,  que es la prueba de tu amor.  Tu  quisiste Jesús,  que podamos ahora  honrar tu nombre y especialmente en quienes ponemos y  colocamos los nombres de los seres queridos desaparecidos; pero  este nombre es un gran recuerdo para toda la vida de esta ciudad. Haz que tengan en nosotros el descanso eterno  y la esperanza. Y que suba en  nosotros, el ruego  a Ti, Dios único y creador”.

Invitó a los presentes rezar la oración de todos los hijos de Dios, el “Padre Nuestro”, mientras roció con agua bendita todas las columnas con los nombres de los desaparecidos. “Que  el Señor bendiga este gran recuerdo, que nos hace memoria de que para Dios siempre existirán. Estoy seguro y así lo hemos comprobado también, la memoria de cada una de nuestras familias. Que  el Señor bendiga este memorial en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo”.

Al concluir su acción, el Vicario agradeció  a la Agrupación. “Gracias por haberme invitado; gracias a las autoridades y expreso  en nombre del señor Arzobispo y,  como siempre se los he dicho, la casa siempre está abierta, para que  ustedes puedan seguir reuniéndose y estamos siempre presentes para poder acompañarlos. Porque los perseguidos tienen un nombre concreto, los desaparecidos también y Dios conoce siempre al más más humilde. Gracias”, concluyó.

Más Iglesia Arquidiocesana