Benedicto XVI en su última audiencia: «la barca es del Señor, no mía»

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 27 febrero, 2013

Se estima que unas 200 mil personas han llegado hasta la plaza de San Pedro.

Esta es la última audiencia papal durante el Pontificado de Su Santidad Benedicto XVI.

Al ingresar a la plaza de San Pedro en el papamóvil, Benedicto XVI recibió un prolongado y emocionado aplauso de los presentes.

Tras el saludo litúrgico se proclamó en diversos idiomas una lectura de la carta de san Pablo a los colosenses.

El Santo Padre comenzó su mensaje agradeciendo de corazón la presencia masiva de fieles, signos de "una Iglesia viva".

"Tengo una gran confianza en que la palabra del Evangelio es la gran fuerza de la Iglesia", afirmó el Papa.

"Siempre he sabido que la barca de la Iglesia no es mía, no es nuestra, sino es del Señor y él no permitirá que naufrague", agregó.

El Pontífice invitó a todos a renovar su confianza en el Señor y a abandonarnos en Él, desde la alegría de ser cristiano.

Añadió que nunca se ha sentido solo en el ministerio petrino, destacando que siempre ha contado con la colaboración generosa de muchas personas.

En su síntesis en lengua castellana, Benedicto XVI agradeció a Dios por sus dones y a tantas personas que le han ayudado con humildad, también agradeció el respeto con que ha sido acogida su decisión de renunciar al a pontificado. Reafirmó u certeza de que ha sido el Señor quien guía la Iglesia, que la barca es de Cristo y nunca ha faltado a la Iglesia su luz. En el año de la fe invitó a renovar la confianza en Dios."Muchas gracias, que Dios os bendiga", fueron sus últimas palabras en nuestro idioma.

Texto de la alocución en italiano

Palabras en lengua castellana

Fuente: Prensa CECh – Imágenes Centro televisivo vaticano

Vaticano, 27/02/2013

 

Más Iglesia Arquidiocesana