Cafetería 440: un espacio único para el buen sabor y la inclusión

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 26 diciembre, 2019

 

Amplio reportaje en diario La Estrella, en su edición del jueves 26 de diciembre.

Este espacio está ubicado a pasos del centro de Concepción y se destaca por la calidad de su servicio y por brindar una oportunidad laboral a jóvenes con Síndrome de Down. La experiencia ha sido calificada como muy exitosa.

Juan Pablo Ríos Rosales

En Concepción existe desde hace un par de semanas un lugar que, además de servir un buen café a sus clientes, se encarga de entregarles una oportunidad de trabajo a aquellas personas a las que, por uno u otro motivo, les ha sido difícil integrarse al mundo laboral.

Se trata de «Cafetería 440», la que por ahora da empleo a dos jóvenes con Síndrome de Down, pero que espera con el paso del tiempo recibir a una mayor cantidad.

Ubicado en la calle Cochrane 440 (de ahí el nombre), esta iniciativa partió gracias al impulso de la Vicaría de Pastoral Social del Arzobispado de Concepción. Su inauguración fue el 23 de octubre pasado.

Magdalena Mella, administradora del establecimiento situado entre Rengo y Lincoyán, cuenta que a pesar de ser un espacio nuevo en la ciudad y a abrir en medio del estallido social vivido en el país, la gente ha asistido al local, por lo que no duda en entregar un diagnóstico positivo.

«Ha venido harta gente, porque en realidad este es un proyecto social que pertenece al Arzobispado de Concepción. Hemos tenido harto apoyo de la comunidad penquista, sobre todo porque están los chicos trabajando, es algo de ellos y para ellos», sostiene la administradora.

Mella explica también que este es solo el comienzo en el café, pues la intención es que haya más trabajadores con habilidades diferentes. «La garzona está a cargo de los chicos y los va dirigiendo. De momento funcionamos así, aunque la idea es que dentro de estos dos meses puedan venir más, que no solo sean dos, sino que cuatro y más, a medida que se vayan adaptando», afirma.

Asimismo, hace la salvedad de que la forma de trabajar es totalmente diferente a lo que sería una cafetería convencional. «Nosotros trabajamos con un menú inclusivo, que el cliente se atienda solo. Los chicos deben recepcionar el pedido, lo que ellos marcaron. Luego ellos se lo llevan a la barista y ella le pasa las cosas en la bandeja», señala.

Una de las singularidades de los empleados es que, tanto Matías Sepúlveda como Roberto Daroch, quienes son los garzones con Síndrome de Down en la Cafetería 440, vienen con una experiencia laboral en la Lavandería 21.

En esa línea, la administradora hace la diferencia entre ambos trabajos. «Allá hacían cosas más mecánicas, como lavar, doblar. Acá es algo completamente nuevo, porque siempre hay un cliente diferente o algo que distinto que pidieron. Siempre hay algo que hacer», agrega.

PROTAGONISTAS

Matías Sepúlveda tiene 23 años de edad, vive en San Pedro y piensa en grande. Uno de sus mayores anhelos es tener su casa propia. «Trabajo para juntar mucha plata y poder comprarme un departamento», cuenta con mucha convicción.

Al muchacho, por cierto, le encanta su segundo lugar de trabajo, tras lo que fue su experiencia en Lavandería 21. «Me gusta atender a las personas. Soy muy feliz haciendo esto, sobre todo compartir con demás gente», añade con una gran sonrisa.

Tal como «Mati» se siente realizado en su pega, Roberto Daroch (30) es el otro trabajador del local. Vive en Talcahuano y junto con su compañero se reparten en turnos part time. El primero ingresa a las 9.30, mientras que el segundo a las 15.00 horas. Comparte con su amigo las mismas muestras de satisfacción por tener una oportunidad laboral. «Me gusta estar acá, la paso muy bien, conozco a otras personas», comenta.

ESTALLIDO SOCIAL

No es de desconocimiento que una gran parte del comercio de Concepción se vio afectado por el momento de agitación social que vive el país. Sin embargo, en contra de cualquier pronóstico, puede decirse que dicha realidad le ha venido bastante bien a la Cafetería 440.

«Hasta ahora no nos ha afectado porque igual no estamos tan cerca de donde están los focos de protestas. Y al contrario, como muchas personas no van a cafeterías en el centro, nos ha pasado que vienen para acá, hemos tenido más público por el hecho de estar como alrededor. Aunque igual somos nuevos, entonces no podemos hacer un estudio más grande», señala Magdalena a La Estrella.

CIFRAS

Según números entregados directamente desde la seremi del Trabajo al 30 de noviembre pasado, son 17.750 contratos de personas vigentes en el marco de la Ley de Inclusión. En el Biobío, por ejemplo, son 1.399 contratos vigentes, los que representan el 7,9% nacional.

Carlos Jara, encargado de la cartera en la región, se muestra bastante confiado con dichas cifras. «La verdad es que me parece bien e interesante que haya casi 1.400 personas con discapacidad contratados. Ha sido bastante positivo el trabajo de las empresas regionales», dice.

«Ha venido harta gente, porque en realidad este es un proyecto social que pertenece al Arzobispado».

Magdalena Mella,, administradora

1.399 personas con discapacidad cuentan con un contrato en la Región del Biobío.

FOTOS: ESTEBAN PAREDES

CAFETERÍA 440 ESTÁ UBICADO EN CALLE COCHRANE, ENTRE RENGO Y LINCOYÁN, A PASOS DEL CENTRO DE CONCEPCIÓN.

 

Más Iglesia Arquidiocesana