Caminata de la Solidaridad se vivió con mucha alegría en Concepción

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 22 agosto, 2016

Haciendo plena concordancia con el lema “Practiquemos la misericordia con alegría”, se realizó la Caminata de la Solidaridad, en Concepción, con un ánimo contento y festivo.

La actividad se enmarcó en el programa del Mes de la Solidaridad que la Iglesia de Concepción, junto a distintas organizaciones solidarias, se organizó durante agosto.

El inicio se efectuó frente al Hogar de Cristo, en que el capellán de la institución, en la zona, padre Alejandro Longueira y la directora ejecutiva de la misma, Cecilia Ponce, animaron a los caminantes a vivir la misericordia y entregar el mensaje con mucha alegría. “Un año que nos invita a vivir la misericordia, que no se hace con palabras, sino con hechos. Lo hacemos a partir de aquí, la casa de todos, el hogar que san Alberto fundó y que hoy nos recuerda que tenemos que seguir trabajando. Hay cinco millones que viven en pobreza o con ingresos muy bajos, en Chile. Nos dejó el desafío de construir un país más justo, fraterno y solidario,tarea que sigue siendo pendiente”, señaló Cecilia.

El P. Longueira, por su parte,  expresó que “es el padre Hurtado quien nos convoca y nos hace caminar y animar la vida  con eentusiasmo, para llegar a la catedral y dar testimonio en la vida y el ejemplo del Padre Hurtado, que se proyecta en cada uno de nosotros”.

Posteriormente se dieron a conocer dos mensajes del P. Hurtado, que estuvieron a cargo de Luis Cuevas, jefe social provincial del Hogar d Cristo y Daniela Sánchez. Luego de compartir la Palabra de Dios, se realizó un signo a cargo de dos jóvenes, en relación al Buen Samaritano.

La partida de la caminata la dio el P. Longueira, señalando: “a poner en práctica la obra que se realiza, especialmente para quienes más lo necesitan; practicar la misericordia con alegría, ser buenos samaritanos es la invitación, a caminar y cuánto corazón le ponemos a eso. Todo hombre, toda mujer necesita dignidad, colaboremos en eso”..

En la segunda estación de la caminata, en la plaza España, estuvo a cargo del padre Benjamín , quien llamó a reflexionar sobre la misericordia, “un tiempo para desarrollar una mirada sincera, que brote del encuentro con otras personas, compartiendo sus dolencias y sus experiencias de vida; la misericordia no es una idea abstracta, sino una realidad concreta  con la cual Dios revela su amor. La misericordia se relaciona con la justicia y el Padre Hurtado fue un gran ejemplo con su palabra y su testimonio; la solidaridad sin justicia no salva el abismo entre los que tienen más y los que tienen menos”.

El P. Benjamín llamó a tomar conciencia de la misericordia, para lo cual invitó a todos a hacer un signo sencillo. Hincados con la rodilla derecha se reconoció la falta de misericordia, justicia y solidaridad y luego, con la rodilla izquierda, se pidió a Dios más misericordia.

La caminata culminó en el frontis de la catedral, donde se desarrolló un acto artístico, con mucha alegría.

Más Iglesia Arquidiocesana