Candidatos valoraron espacio de diálogo que promueve la Iglesia Católica

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 13 octubre, 2013

Políticos y candidatos al Parlamento y al Gobierno Regional valoraron el espacio de diálogo que promueve la Iglesia Católica en Concepción.

Monseñor Fernando Chomali, con el apoyo de un equipo que encabeza el presbítero Hernán Enríquez, docente de la Universidad Católica de la Santísima de Concepción, convocó a la mesa de diálogo “Ética, política y democracia” a candidatos de distintas tendencias políticas, entre ellos, a los diputados Jorge Ulloa (UDI), José Miguel Ortiz (DC), Enrique Van Rysselberghe (UDI), Sergio Bobadilla (UDI) y a los senadores Alejandro Navarro y Camilo Escalona y además, a candidatos a consejeros regionales.

Al abrir el diálogo, Monseñor Chomali reivindicó el valor de la política. “Siento admiración por los políticos y los felicito por dedicarse a la política. Nosotros estamos formando políticos en los colegios y en las universidades, porque es el arte mayor para la  construcción del bien común”. Agregó que “este no es un púlpito, sino un lugar de diálogo, de personas que buscan el bien común”.

Expresó con mucha sinceridad que “las cosas no han cambiado mucho en el país”, citando los resultados de la última encuesta realizada por el Centro de Estudios de Biobarómetro, de la Unidad de Filosofía Social y Política de la UCSC. “Persiste una gran sensación de inseguridad, una educación deficiente en los  sectores medios y pobres y existe también una salud muy deficiente. La encuesta revela que el empleo es precario. Con franqueza les digo que me duele mucho cuando voy a las  industrias y veo cómo se están desmantelando”, subrayó, recordando lo que sucedió en las textiles de Tomé y ahora, lo que sucede en Huachipato (Talcahuano).

La jornada se desarrolló en un ambiente de respeto, en que se abordaron los grandes temas, en que todos los asistentes concordaron que uno de los temas fundamentales  es el tratamiento que se le da hoy al trabajo humano. Monseñor Chomali, señaló que “hay una dimensión  que considera el trabajo humano como una mercancía y eso es algo aberrante. Hay que volver a humanizar la sociedad y  tenemos que pensar en un nuevo humanismo.  En ese sentido, la Iglesia Católica puede hacer su gran aporte  por su visión de hombre, con  su visión de la dignidad que tiene el ser humano  y sobre todo por la búsqueda incesante de la fraternidad”.

Vicaría de Demandas Sociales

En su mensaje, Monseñor Chomali resaltó que, en su momento, la Vicaría de la Solidaridad acogió a los que no eran acogidos en ninguna parte y, que “hoy, perfectamente se puede generar una Vicaría de las  Demandas Sociales, porque hay mucha gente que tiene demandas sociales  y que son justas, porque no tienen los espacios para poder canalizarlos.  Quiero ser honesto: todas las personas  que acuden a hablar conmigo, de los más diversos ámbitos y que es conocido por la opinión pública, tienen razón en sus demandas. Es necesario que tengamos la capacidad de escucharlos y atenderlos y, poner todo lo de nosotros mismos, para que salgan adelante  como personas, familias e instituciones”.

Añadió que “tenemos una sociedad que no escucha a los necesitados; una sociedad exitista, que está centrada en producir, en ganar; centrada en el lucro, pero que no atiende a los que están caídos. En ese sentido, los acojo, porque lo hago como católico”.

Finalmente, el Arzobispo luego de escuchar a todos los asistentes, entre quienes también estuvieron varios sacerdotes que dieron a conocer la realidad que tienen sus comunidades, enfatizó que las instancias de diálogo son fructíferas porque permite generar amistad. “Podremos ser no creyentes, pero podemos ser amigos y ayudarnos mutuamente”.  

Más Iglesia Arquidiocesana