Casa de acogida para familiares de pacientes “Padre Ángel Jiménez” cumple un año exitoso

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 7 septiembre, 2016

La casa de acogida “Padre Ángel Jiménez Valdebenito” ha cumplido con creces el objetivo para el cual fue creada. En los últimos 8 meses de funcionamiento ha dado atención a 513 personas, familiares de pacientes del Hospital Guillermo Grant Benavente, en Concepción.

Este martes, se celebró con una cena fraterna, el primer año de este espacio ubicado en un ala del edificio de Casa Betania, con la presencia de monseñor Fernando Chomali y numerosas personas, entre ellas, el seremi de Gobierno, Enrique Inostroza; el rector de la UCSC, Christian Schmitz Vaccaro, y representantes de distintas instancias del Arzobispado e instituciones de la zona.

Monseñor Chomali, viendo los resultados que ha alcanzado esta iniciativa, comentó que “se pueden hacer cosas hermosas cuando hay personas comprometidas. Esta es una maravilla que la tenemos que cuidar. La casa de acogida habla por sí sola”.

Dijo que esta casa de acogida surge viendo una realidad muy triste. “Muchos familiares de los enfermos del hospital no tienen dónde alojar y pasan horas y días en la sala de espera. Nos preguntamos qué podemos hacer, porque la preocupación por los demás tiene que ser efectiva. No  dijimos qué habría que hacer,  porque el habriqueismo deja a mucha gente en el camino. Hay que preguntar qué hacer, ahora, ya. Y nosotros, como Iglesia, hacemos lo que tenemos que hacer. El Señor nos dice que tenemos que servir y estar preocupados de los demás, mostrar  el rostro de amor y misericordioso de Jesucristo, con acciones concretas. Si cada uno asume un compromiso concreto con quien lo necesita, ahora, creo que el mundo lo vamos a construir mejor”, afirmó.

El encargado del área social del hospital, Fernando Sáez Concha, expresó  que es una iniciativa que resuelve un grave problema a muchas personas que provienen de lugares alejados. “Este es un valioso recurso y comenzó cuando Monseñor entrevistó  a personas que dormían en las sillas de la sala de espera del hospital, porque no tenían recursos para pagar un alojamiento”, precisó.

En su evaluación cuantitativa, de enero a agosto de este año, han recibido atención en esta casa, 513 personas, que son familiares de pacientes, provenientes de localidades entre la Sexta y la Décima región. De esta cifra, más de 300 personas, son mujeres y 120 varones. El tiempo de estadía máximo es de 7 días, pero hay situaciones excepcionales que ameritan un mayor tiempo. El mayor número de usuarios son de la región del Biobío, que provienen de ciudades como Los Ángeles, Cañete, Chillán, san Carlos, Lebu, Curanilahue. Por edad, las personas fluctúan, en su mayoría, entre los 20 a 40 años, familiares de pacientes atendidos en los servicios de pediatría, neonatología, cirugía y medicina.

Una encuesta realizada por el hospital a los usuarios de la casa de acogida, se valoró el alto nivel de confort, la acogida por parte del personal de casa Betania, un lugar privilegiado de descanso y seguro.  

Para Jaime Aravena, administrador de casa Betania, este espacio ha sido una gran solución para muchas personas. “Una vez que llegan, ven las instalaciones, se relajan y se dan cuenta que la casa es de primer nivel y con una infraestructura adecuada. Encuentran aquí un espacio cómodo en que se sienten más relajados y tranquilos. Les sacamos una carga que llevan cuando llegan a Concepción. Si una persona no tiene dinero, esas personas también son acogidas”, subrayó.

Macarena Ojeda, de Quellón, en su testimonio indicó que “con mi embarazo de riesgo, en Quellón, no podían atenderme porque no hay equipos y en Castro, me dijeron si quieres que tu bebé se salve, tienes que ir a otra parte del país, en hospitales más avanzados. De esta casa de acogida me enteré por una compañera de habitación en el hospital, quien también tenía su bebé prematuro, y le pregunté dónde se alojaba. Fui a la asistente social y me orientó. Estaba sola, no conocía a nadie, pero llegando acá me acogieron muy bien. Este lugar es muy cómodo, especial para descansar”.

Albergue móvil

El Arzobispo, en esta ocasión, anunció un proyecto de “albergue móvil”, para atender a personas en situación de calle que no llegan a los albergues establecidos. Dijo que se trata de personas que pasan frío y hambre e incluso algunos fallecen en la calle. “En este momento, estamos trabajando en un proyecto para ir a esos lugares y la  gente pueda dormir. Ya conseguimos un bus, gracias a la donación de una empresa en la zona; DUOC se comprometió hacer el diseño y el sindicato de trabajadores de ASMAR, lo acomodará interiormente. La meta es que en 2018 tendremos funcionando este albergue móvil”, adelantó.

 

Más Iglesia Arquidiocesana