Cinco Jóvenes comienzan su Vida Religiosa en la Congregación de las Hermanitas de los Pobres.

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 14 octubre, 2014

La Congregación de las Hermanitas de los Pobres, fundada en 1839 por Juana Jugan, está al servicio de los ancianos en 32 países de los cinco continentes. Tal fue el proyecto de nuestra fundadora, Santa Juana Jugan. Hoy, después de 175 años, esta obra continua guardando viva la herencia que ella nos legó, prosiguiendo y actualizando su misión por todo el mundo.

Como consecuencia del terremoto, el 27 de febrero del 2010, el Hogar tuvo que ser demolido y los Residentes llevados a Osorno. Cuatro años después, con la ayuda de la Divina Providencia, hemos podido construir un nuevo Hogar, donde los Ancianos han comenzado a llegar y donde ya están gozando de vivir según el Espíritu de Familia de nuestra Santa Madre.

Este Hogar, además, ha sido preparado para acoger a las jóvenes en su primera etapa de su formación a la Vida Religiosa. El postulantado, así se llama este tiempo de preparación, es un periodo de transición psicológica y espiritual, que prepara las candidatas a una elección responsable.  Buscan, así, a Cristo sencillamente en la fe, la esperanza y la caridad y le descubren en la oración. Este periodo de transición les permite comprender mejor en qué consiste la vida de una Hermanita. Su tiempo transcurre entre oración, estudio, servicio a los Ancianos y vida fraterna, acompañadas por una hermanita formadora. Este periodo dura unos 9 meses.

Con inmenso gozo las hermanas comparten la alegría de haber acogido, en estos días, para iniciar su postulantado a cinco jóvenes venidas del Perú, de Chile y de Argentina.

Estas jóvenes, antes de llegar al Hogar , vivieron un tiempo de  discernimiento vocacional en sus ciudades de origen. Cada una, poco a poco, ha ido descubriendo el llamado de Dios a servirle en la Congregación.

Han tenido frecuentes contactos con las Hermanitas y los Ancianos, descubriendo en ellas la felicidad de servir a Jesús en los más pobres, viviendo en comunidades fraternas internacionales.

Dejar familia, estudios universitarios, amigos, para vivir el Evangelio de la manera más radical no es fácil para los jóvenes que inmersos en esta sociedad del Siglo XXI, buscan sus modelos de seguimiento en las redes sociales.

Estas cinco jóvenes, comparten con todos ustedes, su felicidad de haber sido llamadas a ser Hermanitas de los Pobres, de haber dejado “todo” y haber encontrado a “Aquel” que le está diciendo: “ Yo te desposaré conmigo para siempre… en amor y en compasión, te desposaré conmigo en fidelidad.” (Os. 2, 21-22)

Tras tres días de retiro, vividos en oración y en el silencio, comenzaron el día 7 de octubre su periodo de formación. Una Eucaristía presidida por el Padre Boanerges Correa López, quien ha acompañado a alguna de entre ellas en su discernimiento vocacional, las ha  introducido en esta maravillosa aventura.

En esta hermosa y no común historia, los más felices son los Ancianos que ven fuerzas jóvenes para servirles con ternura y rostros sonrientes.

Es una ocasión, también, para llamar la atención de las jóvenes. Servir a Jesús en los Ancianos, es la invitación del Santo Padre a “hacer Lío” y a “salir a las calles”. Es una invitación a no quedarnos en “el salón” de nuestro egocentrismo, y una invitación a ser feliz descubriendo en el pobre a Jesús.

Sor Ana Xiomara hizo un llamado a las jóvenes: "Joven te invitamos a conocer nuestro Hogar, en Concepción y  pasar momentos de oración y de servicio a los Ancianos",para contactarse con el Hogar, pueden escribir a postchileargentinahdlp@gmail.com

“Nuestra felicidad está en ser una Hermanita de los Pobres”, Santa Juana Jugan.

Más Iglesia Arquidiocesana