Cofradías Carmelitanas salen fortalecidas en Encuentro Nacional

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 3 diciembre, 2018

Entre el viernes 30 de noviembre y hasta el domingo 2 de diciembre, se desarrolló en Concepción, el Primer Encuentro Nacional de Directivas de Cofradías Carmelitanas, Bailes Religiosos de la Virgen del Carmen, en el país.

Al encuentro, que se realizó en casa Betania, llegaron representantes de cofradías desde Iquique hasta Coyhaique y Punta Arenas. Como anfitrión estuvo el padre Yuliano Viveros, osa, párroco de la parroquia San Agustín, santuario de la imagen de la Virgen del Carmen.

El padre Yuliano sostuvo que la jornada se efectuó en el contexto del año del Congreso Eucarístico Nacional de la Iglesia y se eligió Concepción, por ser la ciudad de la proclamación de la Independencia y de la fundación de la primera cofradía carmelitana de Chile.

El lema del encuentro fue “Todos ellos perseveraban en la oración, en compañía de algunas mujeres, de María, la madre de Jesús y de sus hermanos” (Hc 1,14).

“El objetivo de este encuentro fue elaborar un itinerario de comunión y revitalización, con miras a celebrar, a nivel nacional, el primer centenario de la Coronación de la Virgen, como reina de Chile. Asimismo, propiciar un espacio de diálogo fraterno entre las directivas, que haga posible el compartir experiencias significativas de esta devoción y reflexionar sobre la realidad de las cofradías en las distintas diócesis y definir lineamientos de trabajo común”, afirmó el sacerdote.

El programa de la jornada consideró una peregrinación al cerro la Virgen, el sábado, a las 8 horas donde se celebró la Misa; el sábado 1 de diciembre y, a partir de las 10:30 horas, en casa Betania, se iniciaron las exposiciones, con el primer tema sobre “Dios nos ha llamado por nuestro propio nombre para renovar la Iglesia, en relación a la introducción del documento Gaudete et exsultate. El programa continuó  con otras exposiciones y una salida al monasterio de las carmelitas y otra al santuario de la Virgen del Carmen, en Talcahuano. El programa concluyó el domingo 2, al mediodía, en la capilla de Betania, que presidió Monseñor Fernando Chomali, quien destacó el encuentro y el esfuerzo por mantener la fe en Dios, la Virgen y la Iglesia.

El padre Yuliano indicó que en esta oportunidad estuvieron personas de Iquique, de la Tirana particularmente, Curicó, Santiago, Concepción, Talcahuano, Penco, Coyhaique y Punta Arenas, para “encontrarnos en íntima comunión para alabar al Señor, en primer lugar, y también bajo el amparo de la Virgen del Carmen. Esta jornada nos ha animado a elaborar, de manera conjunta, un itinerario de comunión y revitalización de las cofradías carmelitanas. Agradecer el cariño y compromiso de algunos monasterios carmelitanos de Chile, que estuvieron en oración durante el desarrollo del encuentro, en un proceso de adoración ante el Señor Sacramentado, durante 40 horas. Queremos contribuir desde el espíritu carmelitano por la Iglesia de Chile”.

Asimos, agradeció a líderes de movimientos como Renovación Carismática, catecumenal, cursillistas, Conferre zonal, en un proyecto esperanza que se hicieron parte, para contribuir al fortalecimiento de las cofradías. “Ellos han querido aportar, desde sus realidades y experiencias de Iglesia, para que las cofradías puedan contemplar aquellas visiones y considerarlas en su propio itinerario”, recalcó el sacerdote.

Juan Pablo Maturana Duarte, presidente de la Federación de Bailes Religiosos de La Tirana, expresó sentirse “orgulloso de participar en este encuentro nacional, porque nos une y anima encontrar a Cristo en la Virgen del Carmen, que nos enseña a ser mejores discípulos de Cristo”.

Juana Saldivia Aros, proveniente de Coyhaique, señaló que el encuentro  permite contribuir al proceso de renovación de la Iglesia y poder trabajar a Jesús junto a su Madre.

María Luz Ross, presidenta de la Cofradía del Carmen de Santiago, Camareras de la Virgen del Carmen, imagen que se venera en la parroquia Del Sagrario, en un costado de la Catedral de la capital, que se coronó como Reina de Chile, en 1926. “Este encuentro ha sido una oportunidad muy importante para quienes estamos al lado de la Virgen, podemos compartir desde el corazón, la presencia de ella en nuestras vidas, porque es algo que uno experimenta individualmente y en su comunidad. Este encuentro nos permite relacionarnos mejor y es un gozo en el alma, saber que se comparte el mismo espíritu”, comentó.

Más Iglesia Arquidiocesana