Colegio San Agustín participó en el Primer Modelo Nacional de la Asamblea General de la OEA (MOEA)

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 26 octubre, 2011

El Colegio ‘San Agustín’ de Concepción participó durante el mes de agosto del Primer Modelo Nacional de la Asamblea General de la OEA (MOEA) para estudiantes de enseñanza media. Fue el único colegio invitado de la región, obteniendo un lugar destacado entre los 27 asistentes.

Esta instancia fue organizada por el Instituto de Asuntos Públicos de la Universidad de Chile, con el apoyo del Departamento de Asuntos Internacionales (DAI) de la Secretaría de Relaciones Externas de la OEA y la Subsecretaría de Relaciones Exteriores. El MOEA es una simulación de la Asamblea General de la OEA, en que las delegaciones de alumnos representan a uno de sus Estados Miembros y defienden sus políticas e intereses. Su propósito principal es la promoción de valores democráticos entre la juventud de las Américas y la familiarización de los estudiantes con el trabajo y las funciones de la OEA.

La delegación del colegio estuvo integrada por Constanza Loyola, Luciano Riquelme y Oscar Peña, de tercer año medio, y Camila Muñoz, Paula Arriagada, María José Zavala y Carolina Corrales, de cuarto año medio. La profesora guía fue la Sra. Inés Vidal Rozas, del subsector de Historia y Ciencias Sociales. Los alumnos accedieron gentilmente a contarnos su experiencia.

¿Cómo fueron elegidos para este desafío?

La profesora nos propuso este proyecto pero no teníamos mayor información, sólo sabíamos que estaba relacionado con la OEA y que era en Santiago. Participamos en algo así como un casting ante el consejo de dirección, preparando una disertación con algún tema de Costa Rica, país al que nos correspondería representar. Después nos dijeron inmediatamente quiénes eran los seleccionados, que viajaron a Santiago para un encuentro previo, tarea que recayó en Oscar, Paula y Constanza.

¿De qué manera se prepararon?

Leímos las resoluciones hechas por Costa Rica en las tres comisiones de la OEA (de Asuntos Políticos y Jurídicos, Interamericana de Desarrollo Integral y Comisión General) desde el año 1990 a la fecha, entre otras cosas. ¡El trabajo previo fue agotador! Había que investigar para redactar las resoluciones y prepararnos para que nos las debatieran, por ejemplo, podíamos pedir más participación ciudadana, pero había que proponer también cómo, por qué, de dónde íbamos a sacar el dinero. Nos acostábamos tarde todos los días porque teníamos que preocuparnos de las demás asignaturas y también rendir en el preuniversitario los que somos de cuarto medio.

¿Qué les pareció la experiencia de representar a Costa Rica?

Fue genial, tuvimos que cumplir el papel de diplomáticos costarricenses, imbuyéndonos de su perfil, siendo pasivos, relajados, buscando siempre el bien común. Además es un país que hace años declaró la paz neutral, uno de sus presidentes recibió el premio Nobel de la Paz y nosotros teníamos que ir con esta perspectiva, orientados al bien común y a la paz. No sólo tuvimos que aprender sus políticas, sino también las de los otros países a fin de estar preparados para el momento en el que hubiera que generar alianzas o postular ideas. Lo que se buscaba en el fondo era que hubiera coherencia política. Costa Rica se caracteriza por el cuidado del medio ambiente, por lo cual tuvimos que profundizar en eso que era su punto fuerte. Hicimos dos resoluciones, siendo la única delegación que hizo dos resoluciones para un tema.

¿Qué les motivó a participar?

Como humanistas tenemos arraigado esto, y a todos nos sirvió para desarrollar nuestras capacidades. Fue una gran experiencia, que nos ayudó a profundizar la vocación, a conocer otras carreras, la academia diplomática y los horizontes que hay.

¿Qué significó esta experiencia?

Sin duda un crecimiento personal… darnos cuenta que hay personas como nosotros y que los Estados sí quieren incentivar a los estudiantes para que tengan vida política. Fue una instancia muy enriquecedora y nos dimos cuenta que es muy necesario que tengamos arraigados los conceptos de una vida cívica activa. Una crítica constructiva fue que tuvimos que llegar a esta instancia para darnos cuenta de las cosas que hacía la OEA, que de verdad son muy importantes. Además, nos sirvió para conocer y aprender sobre la realidad de otros países y de nuestro propio país, y por último fue muy entretenido conocer a jóvenes de otros colegios.

La delegación de alumnos del Colegio ‘San Agustín’ fue destacada por su participación en la Comisión General, y en la labor de vocería de comunicaciones. Además, fueron aprobadas todas sus resoluciones, cosa que otros Estados no lograron. Este mérito permitió que la alumna María José Zavala obtuviera la vice presidencia de CIDIS (Comisión Interamericana de Desarrollo Integral) y que Paula Arriagada resultara electa presidenta de la Comisión General, en una reñida votación ante el representante de Guatemala (Instituto Nacional). Ambas participarán de la próxima versión a efectuarse en el año 2012.

Más Iglesia Arquidiocesana