Colegios de Iglesia iniciaron año 2012 con Eucaristía en la Catedral

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 21 marzo, 2012

La familia de los Colegios de Iglesia de la Arquidiócesis de la Ssma. Concepción celebró la Eucaristía y con ello inició el año escolar 2012. Lo anterior, en un tiempo litúrgico especial, buscando renovar el camino de fe tanto personal como comunitaria, y con un fuerte impulso a la “Misión Joven”.

De esta forma se acogió el llamado de Jesús a ser discípulos misioneros que unidos a Él, van siguiendo sus huellas en la historia y abriendo sus puertas a Cristo, para encontrar la verdadera Vida.

La Santa Misa fue presidida por Monseñor Fernando Chomali, quien durante su homilía entregó importantes mensajes a la comunidad educativa allí reunida. “A pesar de que hay mucho conocimiento, no estamos contentos… ¿qué falta? Falta sabiduría. Y si me pidieran que dijera en una frase qué le pido a los colegios católicos como Arzobispo de la Ssma. Concepción, yo les diría no se conformen con la información, con el conocimiento, busquen y ayuden a los alumnos a que encuentren sabiduría, que en la Biblia se asocia a Dios. No hay sabiduría sin un profundo conocimiento de Dios que nos crea, nos ama y nos invita a que tengamos una vida en Él”.

Acerca de las fortalezas de un colegio católico, el Pastor indicó que “en primer lugar debe tener muy presente a Dios, pero no en la visión, misión, no en el papel sino en la realidad. Tenemos que ser una comunidad orante, y preguntarnos seriamente si a los jóvenes que llegan a nuestros colegios les enseñamos a orar, a cultivar un vínculo profundo con Dios. En segundo lugar, ser una comunidad en búsqueda de la verdad, de la excelencia, no hay nada más católico que la excelencia, que se construye día a día desde los elementos más básicos como la limpieza, el buen trato, el orden, las virtudes, y también quemándose las pestañas estudiando. En tercer lugar, ser una comunidad abierta a la cultura. Nosotros participamos del mundo, somos parte de él y lo tenemos que conocer para cambiar, y el mundo se cambia con ideas, con razón. Y en cuarto lugar, un servicio a los demás. Sería maravilloso que cada  uno de ustedes, desde el más chiquitito hasta el más grande, tenga un apostolado todas las semanas. Los están esperando en los hospitales, en los jardines infantiles más pobres, en las parroquias, en muchas partes”.

El Arzobispo no sólo planteó peticiones. Con fuerza habló a los alumnos y alumnas diciendo “¿Qué les ofrezco a cambio? Lo único que les puede ofrecer quien habla a nombre de la Iglesia, verdadera y auténtica felicidad, porque no hay mayor felicidad que dar la vida por los demás”.

En el momento del ofertorio, el Colegio Salesiano ofrendó semillas que representaban la Palabra de Dios y tierra que simbolizó la buena disposición de cada uno de los celebrantes para acoger con gozo su Palabra. El Colegio Santa Eufrasia entregó un libro de clases y cuadernos vacíos que se irán llenando de contenidos y anotaciones que muestren el compromiso asumido por la comunidad escolar. Finalmente, el Colegio Sagrados Corazones presentó los dones de pan y vino.

Al hablar a los jóvenes y a la comunidad reunida, Monseñor les motivó a que los colegios fueran grandes promotores vocacionales ya que, dijo, “no les garantizo que en 20 años más podamos celebrar esta Eucaristía con los sacerdotes y religiosas que están presentes”. “Y a los jóvenes que están en edad de búsqueda vocacional solamente les podría decir una cosa: si tuviese que empezar de nuevo, haría cien veces lo mismo”. “Como dice santa Teresa de Ávila, sólo Dios basta, y quien vive es aquel que entrega su vida por los demás. Ése la va a encontrar y a eso les invito a ustedes”.

Al concluir, las delegaciones de cada colegio se tomaron fotografías junto al Arzobispo y al Vicario para la Educación en el frontis de la catedral, e hicieron una ronda para compartir algunos juegos y dinámicas.

Fuente: Comunicaciones Vicaría para la Educación.

Más Iglesia Arquidiocesana