Comunidad de Todos los Santos vivió emotiva última Misa en su templo parroquial

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 2 noviembre, 2011

Monseñor Pedro Ossandón, el párroco padre Miguel Almeida junto a otros sacerdotes del Decanato Talcahuano y gran cantidad de feligreses celebraron la última Eucaristía antes de la demolición del templo parroquial más antiguo de Talcahuano, afectado por el terremoto del año pasado.

A la celebración litúrgica llegaron también autoridades civiles de la comuna puerto. Luego de ser demolido el templo, en el mismo terreno se concretará un proyecto definitivo. Las actividades pastorales y litúrgicas serán trasladadas a una infraestructura de emergencia a pocas cuadras del actual, la dirección es Colón 1718, lugar que albergará a la comunidad por un tiempo de 4 años y que se habilitó de manera provisoria. Consta de una carpa, contenedores y casa parroquial, elementos donados por instituciones y particulares.

Mons. Ossandón durante su homilía invitó a los presentes a recordar lo vivido y recibido en este templo, repasó cada uno de los sacramentos, pidiendo que alzaran las manos los que habían recibido el bautismo, la primera comunión, la confirmación, el matrimonio, etc., provocando la emoción de la mayoría de los feligreses.

Agregó que “este templo nos ha dado vida santa, vida pura, cómo no estar agradecidos”. “El Señor quiere que tengamos un templo nuevo, porque somos morada de Dios construida en los templos vivos que son los apóstoles y la Piedra Angular que es Jesucristo. Por eso no pide que tengamos templos, porque somos familia de Dios invitados a la Santa Eucaristía”.

Un momento que quedará en la memoria de los que asistieron fue cuando se le pidió a Luis Venegas, un feligrés con mucha historia en la parroquia Todos los Santos, que cantara “Mirarte sólo a Ti Señor”, fue un instante hermoso que se unió a la voz y emoción de todo el resto.

Al siguiente día, en el templo provisorio, Monseñor Fernando Chomali, presidió la Eucaristía con la misma cantidad de fieles que no dejaron pasar la invitación de su párroco, de vivir unidos en comunidad celebrando la Eucaristía y la alegría de ser cristianos con la esperanza de volver como comunidad a su nuevo templo que será reconstruido.

La reconstrucción del nuevo templo y su centro comunitario está a cargo del destacado arquitecto nacional, Gonzalo Mardones, por un monto aproximado de $500.000.000, de los cuales la empresa Super Sal Lobos, dio un 25% del monto total. El resto de los aportes se espera sean donados por empresas comprometidas en la labor social de los habitantes del puerto.

Más Iglesia Arquidiocesana