Con alegría padre Pablo Leiva asumió como párroco en Curanilahue

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 23 diciembre, 2013

Con la presencia de familiares, sacerdotes y feligreses de la parroquia San Juan de Mata, de Florida y de la parroquia San José de Curanilahue, se celebró la Eucaristía de toma de posesión, presidida por Monseñor Fernando Chomali.

Con un templo repleto, se dio la bienvenida al padre Pablo, que en todo momento mostró su felicidad por esta nueva tarea que nuestro Arzobispo le encomienda en el acompañamiento de esta parroquia de la zona de Arauco.

Monseñor Chomali, durante su homilía señaló que es providencial que el nuevo párroco asuma en este tiempo de Adviento, tiempo de espera y esperanza, “una parroquia es verdaderamente cristiana, católica cuando alimenta la esperanza de su pueblo, la esperanza de que el futuro se ve esplendoroso no en virtud de nuestras fuerzas, sino que en virtud de la gracia de Dios”, señaló.

“El padre Pablo es un hermano en la fe, que tiene la misión de presidir, de entregar la gracias de Dios que se manifiesta a través del Evangelio, de la vida de oración, de manera muy especial en el servicio a los más necesitados y alejados, ay de mí si no evangelizara (…) Dios quiera que suscite aquí una comunidad alegre, donde se viva la alegría de ser cristiano”, Recalcó.

Al término de la Eucaristía, que contó también con la presencia de algunos representantes de la VPJ y de Duoc, el padre Pablo señaló estar profundamente feliz “haber llegado a Curanilahue es un don de Dios, una gracia del amor de Dios que confía en nosotros a pesar de nuestras fragilidades, a pesar de nuestras miserias, Él ve y confía en que la Iglesia pueda ser acompañada por sacerdotes y cumplir la misión más hermosa que es anunciar el nombre de Jesucristo”.

Concluyó diciendo que “quiero ser junto a ustedes discípulo y misionero, recorrer junto a ustedes, cada calle, cada pasaje, cada campo, cada lugar de esta parroquia, anunciar a Jesús, mostrar al Señor, compartir la belleza de la fe y seguir siendo feliz.  Confío en sus oraciones y me quiero sumar al trabajo que han venido realizando”.

Más Iglesia Arquidiocesana