Con gran público se realizó Conferencia de Premio Nobel en Concepción

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 8 noviembre, 2019

Con la presencia de un nutrido y diverso público, se desarrolló la Conferencia que dictó el Premio Nobel de la Paz 1980, Adolfo Pérez Esquivel, “Pueblo y bienes comunes. Una opción por la paz y la justicia”, en Concepción.
La jornada convocó a más de doscientas personas, que coparon el salón principal de Casa Betania, donde hubo autoridades de distintos ámbitos y representantes de sectores público y privado.
Circunstancialmente, la presencia de Pérez Esquivel a Chile – previamente estuvo en la Semana Social del Vicariato Apostólico de Aysén – se realiza en los momentos en que nuestro país vive días muy complejos y en que se requieren espacios de reflexión profunda, que animen renovados caminos de un auténtico diálogo.
El encuentro fue organizado por el Arzobispado de Concepción y la Universidad Católica de la Santísima Concepción. Al inicio, monseñor Fernando Chomali, arzobispo de Concepción y gran Canciller de la Universidad, dirigió algunas palabras de bienvenida. Luego, hizo un saludo el alumno de la carrera de Derecho, Cristián Seguel.
El Premio Nobel nació el 26 de noviembre de 1931, en Buenos Aires, Argentina. Estudió Arquitectura en la Escuela Nacional de Bellas Artes de Buenos Aires y en la Universidad Nacional de La Plata. Se desempeñó como docente durante 25 años y, en 1971, comenzó a involucrarse en movimientos que luchan por la paz y la justicia, en el mundo.
En 1973, fundó el periódico Paz y Justicia, convirtiéndose en un medio importante del movimiento pacifista y la defensa de los Derechos Humanos, en Latinoamérica y el “Movimiento Ecuménico Paz y Justicia” con diversos grupos cristianos.
Dos años más tarde, participó en la creación de la “Asamblea Permanente por los Derechos Humanos”.
A partir de 1976, se dedicó a recorrer por el mundo y a diseñar programas de ayuda y desarrollo para comunidades indígenas latinoamericanas, movimientos obreros y otros grupos de personas necesitadas.
Durante 1977 y 1978, estuvo preso en Argentina durante la dictadura militar de su país y, en esas circunstancias recibió el Premio Memorial de Paz Juan XXIII, otorgado por la Pax Cristi Internacional.
En 1980, se le concedió el Premio Nobel de la Paz, por su lucha en favor de los Derechos Humanos y, al poco tiempo, fue designado miembro del comité ejecutivo de la Asamblea Permanente de las Naciones Unidas sobre Derechos Humanos.
El doctor Pérez Esquivel ha contribuido con numerosas misiones internacionales, como «Barco por la Paz a Nicaragua», «Barco por la Solidaridad a Polonia» y campañas de resolución de conflictos en Sudáfrica, Afganistán, Oriente Medio y Tíbet, entre otras.
Entre sus innumerables trabajos literarios se destaca «Caminando Junto al Pueblo (1995)», donde cuenta sus experiencias en la lucha por el ideal de la No-Violencia en América Latina.
En la actualidad, dedica su tiempo a la Fundación Servicio, Paz y Justicia (SERPAJ) y al Proyecto Aldea Niños para la Paz, que atiende a numerosos menores en estado de riesgo social.
La conferencia concluyó con preguntas de los asistentes, en que intervino Gabriela Gutiérrez, delegada episcopal de la Vicaría de Pastoral Social, quien coordinó las consultas para una repuesta del expositor.

Más Iglesia Arquidiocesana