Con masiva presencia de venezolanos se celebró Misa por Día de la Madre

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 14 mayo, 2017

Con una notoria presencia de ciudadanos venezolanos, se celebró la Misa por el Día de la Madre, en la catedral de Concepción.

La celebración fue presidida por monseñor Fernando Chomali, quien señaló que en Chile hay una tradición muy larga de celebrar el día de la madre, el 10 de mayo, pero se ha reemplazado el domingo. Luego reflexionó que “hay  varios mundos, el mundo que gracias a Dios tienen a su madre, y van a comprarle regalos o la celebran en los restoranes. También hay otro mundo como el mío, de aquellos que perdieron a su  madre, que está fallecida y  es un día para recordarla y rezar por ella”.

Agregó que además, está el mundo de madres que están encarceladas, recordando la visita que efectuó a la cárcel El Manzano, donde se reunió con un grupo de mamas con sus hijos. Pero, por otro lado, hizo notar a las personas que viven una realidad distinta y están en países distintos al de origen. Se trata de personas que han salido para buscar nuevos rumbos y oportunidades y que no han podido celebrar este día a su madre”.

Por tal motivo, con el apoyo de la Pastoral de Migración de la Iglesia se ofreció la Misa del domingo 10, a todas las personas residentes en Concepción, que provienen de otros países, para orar por las madres que están lejos de sus hijos. “Yo pensé qué puedo ofrecer  a estas personas, a quienes las tengo muy en mi corazón, porque yo  soy nieto de migrante y de hecho mis abuelos, cuando llegaron  a Chile nunca vieron a sus padres. Siempre, salir de un país es desgarrador. Nadie  sale por que quiere, sino porque generalmente hay situaciones muy complejas  que obligan a buscar nuevos horizontes. Esas personas están en el corazón de la Iglesia”.

Para esta ocasión, se hizo una invitación especial a la comunidad venezolana, que ha tenido que salir de su país, por las actuales circunstancias que vive esa nación. “Queremos decirles que los apreciamos y desde aquí podemos hacer una gran oración, por sus madres que no están presentes y que  ustedes hubiesen querido darle un abrazo”, dijo Monseñor.

Precisó que si bien, gracias a las nuevas tecnologías pueden enviarse saludos, “el contacto físico es absolutamente único e irrepetible de encontrarse con la persona que a uno le dio la vida”, afirmó, manifestando sus sentimientos de gratitud y mucho apoyo.

Finalmente, expresó “un recuerdo especial  por Venezuela, que pasa muchas dificultades;  Dios quiera ilumine a los protagonistas para salir adelante, en verdad , democracia y en paz”.

Más Iglesia Arquidiocesana