Concepción agradeció a la Virgen del Carmen en Día de Oración por Chile

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 25 septiembre, 2011

Miles de personas acompañaron a la Virgen del Carmen, en la celebración del Día de Oración por Chile, que se realizó en Concepción.

La imagen de la Virgen, que se guarda desde el siglo XVII en el templo de los padres Agustinos, en Concepción, fue especialmente adornada con flores, para ser sacada y llevada en procesión hasta la Catedral. Previamente, las FF. AA. Rindieron homenaje para dar la partida por las calles de la ciudad. Durante todo el trayecto fue escoltada por una cofradía de varones del Carmen. Lentamente se fue formando la procesión con alumnos y comunidad del Colegio San Agustín y representaciones de los distintos decanatos.

En las cuadrasque transitó la imagen, se levantaron cuatro estaciones para resaltar su incidencia e importancia en la vida de la sociedad. Con el apoyo de la Pastoral Juvenil, Pastoral Penitenciaria, Pastoral de Migrantes y Pastoral de Familia y Vida, se instalaron estaciones en las que se detuvo la procesión, para reflexionar y orar.

Oraciones, cantos, pañuelos blancos y banderitas adornaron la hermosa celebración que este año reunió a un mayor número de personas provenientes de distintos sectores de la comunidad. 

En la Catedral, el Obispo Auxiliar, Monseñor Pedro Ossandón junto a numerosos sacerdotes, diáconos y seminaristas presidió la Eucaristía, en cuya homilía resaltó la especial protección de la Virgen por la zona. Destacó la participación del Ejército, Armada, Carabineros y PDI, como así también de los jóvenes, migrantes, Pastoral Penitenciaria y Pastoral Familia y Vida. Al inicio de la Misa, se leyó un decreto en que el Papa dispuso Indulgencia especial para la festividad. Destacó, además, la participación del Coro de la Escuela de Carabineros de Concepción, dirigido por el maestro Pablo Castillo, recibiendo los elogios de Monseñor Ossandón y de todos los asistentes, por calidad.

Monseñor Ossandón, al concluir la Eucaristía, se refirió ante los medios de prensa que cubrieron la acción que “Esta celebración de la Virgen del Carmen es de gran importancia  y se realiza al final del Mes de la Patria, cuando queremos todos los chilenos y personas de buena voluntad, mostrando todo lo mejor que tenemos, que Dios mismo nos regala, rezar por Chile”.

Agregó que “le hemos pedido a la Virgen María que nos enseñe a ser una sola familia. Hemos  tenido cuatro intenciones importantes. Y que es seguramente todo lo que queremos y a lo cual nos comprometamos. La primero es  pedir por los jóvenes, le hemos dado gracias por todos los talentos que ellos nos regalan y a comprometernos a que todos ellos, puedan seguir desarrollando toda su vocación de servicio, su vocación de entendimiento, de justicia y de paz”.

“Hemos pedido también por los Migrantes, porque son hermanos nuestros y porque creemos que todas las culturas tienen un valor, sobre todo si compartimos la misma fe.Hemos pedido por la Pastoral Penitenciaria, por nuestros hermanos que están privados de libertad, de tal modo, que entre todos volvamos a darles otra oportunidad. Quiénes somos nosotros  para  negársela. Más bien, somos pecadores y hay que reconocerlo y  por lo mismo, pedimos la misma misericordia para ellos, que Dios ha tenido con nosotros”, subrayó.

Por último, Monseñor Ossandón dijo que se pidió especialmente por la familia, “para que la familia siga  fortaleciéndose y todos los que queremos crecer en la vida, tengamos un hogar donde somos queridos, recibidos, animados, perdonados y ayudados a crecer”.

El Obispo no ocultó su alegría y sorpresa por el gran número de personas que, este año, participó en la celebración. “Me dio una gran alegría ver a toda la ciudad de Concepción, sus calles, particularmente el centro de la ciudad, en un ambiente tan cálido. La Virgen María nos regala este espíritu de hogar que nos hace ver a todos. Seguramente había de todos los partidos políticos,  de todos los colores, nos reencontramos en este ambiente de entendimiento y no de confrontación. Por lo tanto, se vio claramente que en Concepción hay una vocación de paz, de entendimiento y una vocación de búsqueda de justicia, de fraternidad, que es mucho más grande que todos los problemas que podamos tener. La ciudad está feliz, porque se merecía que la Virgen María, al final de septiembre,  nos regalara un ambiente tan de familia  y de paz”, concluyó.

Tras terminar la celebración en la Catedral, la imagen fue llevada hasta la parroquia San Agustín, donde se celebró una liturgia de culminación.

    

Más Iglesia Arquidiocesana