Diáconos y aspirantes vivieron espacio de reflexión y conversión

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 4 marzo, 2019

Como un momento para que los diáconos, candidatos y aspirantes al Diaconado Permanente, pudieran poner los ojos en Jesús, definió el padre Marcelo Bustos Peña, director de la Escuela del Diaconado Permanente, el retiro realizado el fin de semana, en casa Betania.

El padre Marcelo agregó que desde “ ahí,  con una mirada purificada en Jesús, poder ver la realidad del diácono y candidato, la llamada gratuita de Dios, mirar la realidad pastoral y la identidad diaconal  que hoy debemos cultivar”.

Por ser el primer año de dirección de la escuela  y de encargado de acompañar al diaconado, el  padre Marcelo Bustos, predicó este retiro. En ese contexto, estimó la importancia de este espacio de reflexión y conversión. “Es en la soledad del desierto, donde ocurre la conversión, dado que el mundo nos ofrece un ambiente secularizado, debemos buscar esos espacios de silencio para la necesaria reflexión”, comentó.

En esta oportunidad, manifestó que el retiro fue “una mirada integral desde la invitación a tener los ojos  fijos en Jesús, pasando por la relación que Jesús establece con sus discípulos, recordando que la dignidad de la elección no radica en aptitudes personales, sino en el abandono de nuestras limitaciones en Él, para concluir en las necesarias preguntas por la acción pastoral”.

El padre Marcelo considera que la reflexión es necesaria “no sólo para iniciar un año y el compromiso pastoral, sino porque para un diácono, y para todo ministro ordenado, el centro no está sólo en el “Hacer”, sino en “Ser” y para lograr ser y revisar si se está siendo un diácono como Dios quiere, es necesario entonces darse estos espacios como el retiro. El mejor servicio pastoral de un ordenando, en favor de la comunidad a la que sirve, es esforzarse también en su propio camino espiritual y luego santificarse en la caridad pastoral”.

En esta jornada participaron entre 40 a 45 personas.  Durante el retiro se celebró una eucaristía que fue presidida por monseñor Fernando Chomali.

Más Iglesia Arquidiocesana