Dirigentes sindicales de Huachipato despedidos acuden por apoyo en la Iglesia

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 27 diciembre, 2014

Dirigentes sindicales despedidos de la industria de acero Huachipato de Talcahuano, solicitaron al Arzobispo de Concepción, monseñor Fernando Chomali, su apoyo para buscar una salida al problema.

“Hemos pedido a Monseñor que interceda ante la empresa, porque no puede ser que se esté despidiendo a dirigentes sindicales, pese al acuerdo que firmamos que no se registrarían situaciones injustas como la que estamos viviendo”, afirmó  Mónica Aguilera, expresidenta del Sindicato Nº 1 de la usina, afectada por la medida junto a sus compañeros José Araneda, tesorero y Eliecer Pérez, director de la organización. Los dos últimos, el 20 de enero de 2014, treparon 115 metros de una chimenea de la industria y se mantuvieron  cerca de 3 semanas, en protesta por el despido masivo de trabajadores.

La empresa acudió a los tribunales para solicitar el despido de los tres dirigentes. En primera instancia el tribunal laboral había rechazado la petición, pero la empresa apeló y la segunda sala de la Corte de Apelaciones de Concepción aceptó el desafuero, derivando en su despido. La situación ha provocado gran inquietud en los trabajadores y en otros sectores gremiales de la zona.

Frente a esta realidad, los afectados acudieron al Arzobispo para pedir que interceda y contribuya a la búsqueda de solución, recibiéndolos este viernes. “No puedo hacer como si no pasara nada.  Me pidieron una audiencia y los recibí con mucho afecto y empezaré a generar  apertura de corazón en los personas,  para poder resolver este conflicto que se alarga mucho y que nos afecta como chilenos”, comentó Monseñor Chomali al término de la reunión.

Afectada por esta desvinculación, Mónica Aguilera, insiste en que de parte de los trabajadores hubo un gesto por la paz social en la empresa, a la que la usina no respondió. Por este motivo Monseñor espera generar puentes necesarios para encontrar puntos de encuentro entre las partes y retorne la fraternidad al interior de la industria.

 

Más Iglesia Arquidiocesana