El Arzobispo de Concepción llamó a los jóvenes a soñar y tener grandes ideales

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 1 diciembre, 2014

En la Catedral se vivió un hermoso ambiente de oración y fe, al acoger a numerosos jóvenes, a pocas horas de rendir la PSU.

Cientos de jóvenes llegaron hasta la catedral el pasado domingo para vivir la Misa de Bendición de Lápices. Muchos llegaron acompañados por sus padres, quienes quisieron apoyar a sus hijos en esta nueva etapa, y en el día previo a la Prueba de Selección Universitaria para que encuentren la tranquilidad en Dios.

La tradicional Misa de los Lápices fue presidida por Monseñor Chomali, quien inició su homilía agradeciendo a los padres, a los profesores y llamó a los jóvenes a “estar llenos de ideales, ideales que nunca los pierdan; ideales de ser más, de saber más, de servir más, porque cuando perdemos los ideales es la ruina del hombre”. La Eucaristía fue concelebrada por los vicarios de Pastoral Juvenil, Pbro. Pablo Leiva y de Educación, Pbro. Francisco Osorio y otros sacerdotes.

Durante la homilía también les dijo que “este es un tiempo privilegiado, porque dan la PSU durante el Mes de María y al inicio del Adviento, que son dos momentos muy importantes para la Iglesia. María representa el corazón de la vida que Dios quiere para nosotros, una absoluta apertura a Dios, a lo que Dios quiere y no a lo que uno quiere. María representa también el deseo más profundo de Dios para con nosotros, que nos dediquemos a servir” y agregó que “los conocimientos que tienen ustedes y que tendrán en la universidad son conocimientos para los demás, es ahí donde adquieren su profunda identidad humana, para transformar el mundo”.

Finalmente, Monseñor animó a los jóvenes a no desfallecer si no logran los puntajes a los que aspiran, porque el mundo y ellos valen más que eso. “Puede ser una oportunidad para madurar un poco más, para hacer un voluntariado, para descubrir una vocación. Cuando estén en la universidad hagan voluntariado, hagan deporte, arte, participen en la pastoral, vayan a construir casas, capillas, misiones, conozcan el mundo y digan a Dios qué quieres Tú de mí. Se encontrarán con sorpresas que es la belleza de la vida. Ustedes embellezcan el mundo, siendo responsables, tomando la vida en serio y siempre preocupados de los demás”, concluyó.

Después de la homilía, junto al vicario de la Pastoral Juvenil, Pbro. Pablo Leiva, Monseñor bendijo los lápices con que los jóvenes rendirán sus pruebas este uno y dos de diciembre.

Luego de la misa, los jóvenes disfrutaron de un momento de distensión preparado por la Vicaría de la Pastoral Juvenil, en el que junto a la banda Guerreros de la Fe cantaron y bailaron.  “Esta es una instancia súper buena, porque nos ayuda a relajarnos y a distraernos antes de rendir la PSU, y también para pedir a Dios que nos acompañe en esta etapa”, dijo Siomara Ulloa, una de las asistentes a la misa. 

Más Iglesia Arquidiocesana