El Carmelo Teresiano se apronta a celebrar el V Centenario del nacimiento de Teresa de Jesús, su fundadora

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 14 octubre, 2014

Este jueves 16 de octubre se celebrará una Eucaristía en el Monasterio de las Carmelitas Descalzas de Concepción, en el km 6 camino a Santa Juana, para celebrar el V Centenario de Santa Teresa. La misa que presidirá Monseñor comenzará a las 16.30 horas.

Además, el domingo 16 de noviembre se realizará el primer Encuentro de Oración Teresiana a las 16:30 horas en el Monasterio. “A esta actividad y a la misa de este jueves, están invitamos a todas las Parroquias, Movimientos, alumnos de enseñanza media y todos los que quieran venir a celebrar con nosotras”, comentó la Hermana María Jimena de Jesús.

Teresa fue una mujer que se dejó amar por Dios con locura y aventuró su vida en el empeño de corresponder al Amor de su Dios y de amar a todo aquel que apareciera en el camino de su vida. Vivió para la amistad: con Jesucristo y con todo el mundo.

Los padres de Teresa inculcaron en sus hijos, con el ejemplo y la palabra, los más profundos valores humanos y cristianos. En su familia aprendió la primacía del ser, es decir, se enseña y se vive sólo aquello que se es. También allí aprendió a amar, creció rodeada del cariño y aprecio de sus padres y hermanos.

A los 20 años, ingresó al Monasterio de la Encarnación, en Ávila, España. Veintisiete años después, fundó el Monasterio de San José, también en Ávila, primero del Carmelo Teresiano. Siguió una larga lista de monasterios fundados por ella, así de monjas, como de frailes. Su producción literaria fue abundante y muy osada: en 1562, a sus 47 años, escribe por primera vez, el libro de la Vida. En él describe la experiencia de oración que hasta ese momento tenía. Lo escribe por segunda vez en 1565. Dos años después, se atreve a escribir “cosas de oración” para sus monjas, es Camino de Perfección. Entre 1568 y 1572 escribe dos veces sus Meditaciones sobre el Cantar de los Cantares. Tamaña osadía: una mujer, del siglo XVI, escribe un comentario a ese libro de la Sagrada escritura. Y, en 1577, termina por romper todos los esquemas de la época: escribe un tratado de oración, el Castillo Interior o Moradas. Está, además, el libro en que relata sus Fundaciones, otros escritos menores y alrededor de unas 12.000 cartas, de las que se conservan unas 500.

Pero, ¿Qué podría decirnos una mujer, monja contemplativa, que vivió hace 500 años?

Partiría preguntándonos cómo anda nuestra oración, y añadiría: “porque la mía anduvo muy mal casi 20 años”. Esa es la palabra urgente y contundente de Teresa hoy: oración. Sabe, por experiencia, que su vida cambió sólo cuando vivió la oración como “trato de amistad”. Su conversión consistió en reservar para Dios la amistad como clave de toda la vida: con la totalidad del enamoramiento y la lealtad de una amistad verdadera e inconfundible.

Este es el “tesoro escondido” que el Carmelo Teresiano, en todo el mundo, quiere compartir y entregar en este V Centenario.

Durante el año Jubilar, la Comisión para la celebración del V Centenario, realizará distintas actividades, tales como: Un Encuentro mensual de Oración Teresiana para jóvenes en la capilla del monasterio; A partir de marzo del 2015, los colegios que deseen, podrán asistir un día al mes a una Eucaristía en la capilla del monasterio con las hermanas, y luego, los alumnos, por grupos pequeños, podrán conocerlas y preguntar sobre su vocación y misión en la Iglesia; por último,  se entregará un sencillo material teresiano a la pastoral familiar, a la pastoral de la salud y también a los colegios.

Más Iglesia Arquidiocesana