En el contexto de la Navidad se celebró una Eucaristía en el complejo penitenciario de Concepción

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 24 diciembre, 2014

En un ambiente de mucho respeto y silencio, se celebró la Eucaristía en el complejo penitenciario El Manzano, de Concepción, que presidió monseñor Fernando Chomali.

La acción se desarrolló con presencia de numerosos internos, funcionarios, directivos y personal de la Pastoral Penitenciaria, que colabora arduamente acompañando a los internos y a las internas, algunas de quienes estaban presentes con sus pequeños bebés.

La celebración se realizó en el gimnasio del establecimiento y participaron además el capellán de Gendarmería, presbítero Germán Hermosilla, además del presbítero Nino San Martín y el padre Julio Stragier, quien ha colaborado con los internos, en el último tiempo.

En su homilía, Monseñor Chomali agradeció a los internos, en su mayoría jóvenes; a los sacerdotes que colaboran y al voluntariado, señalando que su presencia tuvo como objetivo entregarles un mensaje de esperanza y acompañarlos.

“Jesucristo se hace presente en todas partes, sobre todo en el corazón de cada uno de ustedes. Él comprende muy bien que ustedes están pasando por dificultades. Y, en el pesebre, Jesús nos dice que las dificultades no son la última palabra, porque lo último es la esperanza, es la luz que ilumina el camino que tenemos que recorrer. El Niño Jesús nos enseña  que  en lugares donde hay muchas dificultades,  se puede vivir una vida con mucho amor, con dignidad y sentido”, reflexionó.

Agregó que “este es un día, en el cual oramos especialmente por ustedes y sus familias. Sabemos que no es fácil estar, en Navidad, lejos de la familia, pero pueden estarlo espiritualmente  y ser un momento para rezar por ellos y ellos recen por ustedes. Puede ser también un momento para recordar los buenos recuerdos y proyectarlos en el futuro, porque más temprano que tarde, ustedes volverán a tener la libertad que tanto desean. Pero la libertad interior, la libertad del espíritu, nadie se la puede quitar”.

Dirigiendo su mensaje especial a las mujeres, les dijo: “Ellas también representan a Jesús, porque cada vez que hay vida, nos recuerda que Jesús, presente en la historia, nos sigue dando vida, nos sigue  mostrando la cara amable de la vida y la esperanza. Su presencia es importante  porque es un testimonio que Jesús está presente en medio de nosotros”, manifestó.

Finalmente, agradeció al personal de Gendarmería, por su trabajo  y los esfuerzos para que el lugar sea lo mejor posible dentro de las dificultades propias.

 

Durante la celebración, un grupo de jóvenes de la Vicaría de Pastoral Juvenil, animó con cantos folklóricos alusivos a la Navidad.

Más Iglesia Arquidiocesana