En foro los jóvenes reclaman espacio y liderazgo

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 23 septiembre, 2013

Con la activa participación de jóvenes líderes juveniles se realizó el foro ciudadano “Educación y compromiso social”, en el que los actores reclamaron espacio y liderazgo para generar los cambios que requiere la sociedad.

La jornada, que se realizó en el Aula Magna, fue organizadapor a por la UCSC y la fundación Jacques Maritain de Concepción. En ésta intervinieron alcalde de Concepción, Álvaro Ortiz y el concejal penquista, Eric Aedo; además delos jóvenes Nicolás Verdejo, alumno del Colegio Instituto de Humanidades de Coronel; Sebastián Abudoj, alumno de la UCSC y del Diplomado Filosofía Política y Social y  Carlos Aguayo, alumno de la UCSC.

El Pbro. Hernán Enríquez, coordinador del programa de formación de jóvenes líderes católicos del Arzobispado, manifestó que  la educación y los conflictos sociales  son un tema fundamental para la Iglesia. “Debatir el valor y significado que tiene la educación y cómo esta puede generar en los jóvenes  un compromiso social y político”, precisó.

El programa comenzó con Verdejo, quien planteó que el mundo adulto no facilita el protagonismo que buscan los  jóvenes  para hacer su aporte a la sociedad. “En la historia se puede ver a jóvenes protagonistas. El mismo Jesús de Nazareth  fue un joven líder. Hay ejemplo de personas jóvenes que han podido ser protagonistas en la historia ¿por qué los jóvenes de hoy tenemos que desligarnos de este protagonismo? Por eso, no comparto cuando se señala que el futuro pertenece a los jóvenes. Es un planteamiento conservador e inhibe la creatividad y la iniciativa de los jóvenes de hoy”, precisó.

Expuso también que los jóvenes valoran la importancia de integrarse a la política y al ámbito social, pero no se dan los espacios necesarios. Afirmó que “para generar los cambios necesarios la tarea histórica del presente consiste en iniciar la creación de una nueva civilización. Y esto no es exagerado, porque es necesario introducir cambios a la actual civilización que está en crisis orgánica. Para muchos jóvenes la política actual no es capaz de darnos  comprensión adecuada de la realidad y de orientar  los proyectos necesarios para superar los problemas que la sociedad presenta. Hoy, vivimos un ambiente más bien conformista que no permite realizar los cambios necesarios. El cambio que los jóvenes plantean no es algo inalcanzable. Los jóvenes tenemos que buscar la forma de integración a este mundo social, por eso, la educación que recibamos tiene un rol fundamental. Deben abrirse espacios para que con la colaboración de los jóvenes  y la experiencia de los adultos se complemente con la visión fresca del mundo, para hacer los cambios que la sociedad requiere”.

En tanto, alumno de la UCSC y del diplomado Filosofía Política y Social, Sebastián Abudoj, aseguró que desde su mirada es sano y bueno el movimiento estudiantil, pero también lo criticó. “El movimiento estudiantil tiene un diagnóstico que es  correcto, pero nosotros no compartimos  muchas de sus consignas, que en muchos casos son bastante vacías. Hay una falta de programa concreto en el movimiento estudiantil”, aseveró.Sebastián Abudoj se refirió a que “el bien común da sentido al rol adecuado de la educación y explica la acción pública y, en consecuencia, resulta indispensable para llevar adelante cualquier política pública y proyecto político,  identificar a qué nos referimos cuando hablamos de bien común”.

En materia de educación, Abudoj sostuvo que “el Estado debe generar un crédito único universitario,  que no se discrimine, donde todos tengamos el mismo derecho. Hoy, existe un financiamiento mal destinado que se otorga directo a las universidades y no a las personas. El Estado financia a las instituciones, pero no a los alumnos. Una asignación directa a las personas otorgaría mayor libertad y generaría una competencia tal, que mejoraría, por una parte a la calidad y disminuiría los precios. Somos los estudiantes los que competimos por un cupo universitario. Se anulan los incentivos por entregar mejor calidad y servicio. Necesitamos empoderar a las personas por sobre las universidades para que el manoseado derecho a la educación sea una realidad práctica y no sólo una consigna política. Además, el Estado ha asumido algunos roles de mala forma y como no es superman ha dejado otros roles fundamentales”. Agregó que debe haber una mayor fiscalización de la calidad, hacer prevención, proyección y desarrollar el fortalecimiento de organismos que velen por un buen sistema.

El alcalde de Concepción, Álvaro Ortiz, en una breve reflexión, planteó, en términos generales, que su objetivo como autoridad democrática comunal es “hacer un aporte a esta ciudad” y dio a conocer que en su gestión no acostumbra a responder las críticas y ataques. Reconoció que “los jóvenes se alejan de estas actitudes. Trato de ser empático, esto es, ponerse en los zapatos con los otros”, afirmó, precisando que lamentablemente se aprecia una falta  de respeto con la autoridad, en distintos niveles. “Hay falta de liderazgo”, enfatizó, aconsejando a los jóvenes: “créanse el cuento, que no se le suban los humos a la cabeza. Acepto la crítica si esta es constructiva y la acojo. En la crítica  malintencionada es mejor callar que responder. Mi compromiso social pasa por entender que en la sociedad,  uno debe ayudar  a construir”, concluyó.

El concejal penquista, Eric Aedo, económica y la clara brecha en el ámbito de la Educación. Subrayó que “la acción del Estado en la educación no debe generar  prejuicios”. Lo que se discute es cómo se distribuye de manera adecuada la riqueza en Chile. Por eso, mi mensaje final es que cuando ha caído el apoyo a las instituciones (Carabineros, Parlamento y otros), lo que queda es hacerse responsable como ciudadano o esperar un liderazgo populista. Creo que, en este momento, Chile y los jóvenes tienen que asumir la tarea de hacerse responsable. Pienso que este es el sentido de la educación es cómo esta realidad que tengo al frente, la cambio. ¿Es tarea de los adultos? Creo que es una tarea que deben asumir los jóvenes,  ahora. Por eso, los invito a meterse en el tema de la política. No es contradicción el ser cristiano, católico y ser político. Al contrario. Es necesario cambiar esta realidad”.

Carlos Aguayo, alumno de la UCSC y del programa de formación de líderes del Arzobispado, inició su intervención planteando: “¿Cuántos somos los jóvenes en Chile? Somos 4 millones 242 mil 315 jóvenes. Somos el 25%de la población del país ¿Qué significa ser joven en Chile? La juventud tiene que ver con la educación y por otro lado, la integración al mundo laboral y la formación de una familia propia”.

Luego interpeló: ¿Está mal enfocada la juventud? Respondió con datos de la última encuesta nacional del Instituto de la Juventud. “A los 16 años, la juventud, en un 63% ha consumido alcohol; a los 17 años, un 53% ha fumado; a los 18 años, el 63% ha iniciado su vida sexual; a los 19 años, el 78% ha terminado su enseñanza media; a los 23 años, el 55% , trabaja; a los 26, el mismo 55% , ya tiene un hijo; a los 27 años, el 50% no vive con sus padres y a los 29 años, el 32% ha terminado la universidad o un  instituto superior”, explicó.

Aguayo  manifestó que “acá nos reúne la educación y la participación social, por lo tanto ¿en qué estamos los jóvenes? En este tema, las redes sociales juegan un rol clave. En este ámbito, la participación de los jóvenes en la política es baja, según la Encuesta  del INJUV. Sólo el 19% de los jóvenes sienten interés por la política y un 31% está poco o nada interesado en la política.   Sólo el 17% expresa un nivel de confianza alto en la gente en general”.

Añadió que en participación social, el 45% de los jóvenes ha participado en alguna organización, en los últimos 12 meses; el 35% ha realizado alguna actividad de ayuda a la comunidad, en un mismo período. En otro aspecto, un número importante, un 23%,  declara participación en manifestaciones públicas, siendo la marcha la que ha convocado más jóvenes. En este sentido, las redes sociales son una plataforma tecnológica clave en la participación de los jóvenes. Un 61% de los jóvenes piensa que las redes sociales para dar a conocer las demandas de la ciudadanía.

En la participación social y política, de manera convencional y no convencional, el 80% de los jóvenes, tienen el mayor capital: la educación formal y los medios tecnológicos para participar de manera activa. “Por lo tanto, concluyo que la juventud no está mal enfocada y es la sociedad actual la que ha dejado de lado a los jóvenes, porque muchos políticos maquillan la realidad, por la baja participación de los jóvenes en los actos electorales y dirige su mensaje al adulto y a la tercera edad. Por eso, llamo a los adultos a comprender que los jóvenes son importantes factores de cambio”.

Más Iglesia Arquidiocesana