En mesa de diálogo convocada por la Iglesia Católica distintos actores abordaron la reconstrucción

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 8 octubre, 2011

Autoridades de Gobierno, parlamentarios, alcaldes, dirigentes sociales y representantes de familias que sufrieron las consecuencias de la catástrofe del F27 de 2010, valoraron positivamente el gesto de la Iglesia Católica de reunirse y dialogar sobre el tema de la reconstrucción.

La convocatoria fue calificada como exitosa por Monseñor Fernando Chomali, Arzobispo de Concepción, quien invitó a los distintos sectores involucrados en la temática para reflexionar sobre el proceso y poder buscar los caminos para avanzar con mayor rapidez.

En la jornada, que se realizó en el salón de sesiones de la casa central de la Universidad Católica de la Santísima Concepción (UCSC), estuvieron presentes el intendente regional Víctor Lobos, el director del SERVIU, Sergio Jara, directivos de la Cámara de la Construcción; dirigentes de la Cámara de Comercio, pero también dirigentes de distintas aldeas.

El intendente manifestó que “la acción de la Iglesia ha sido extraordinaria, porque ha tratado de reunir a todos los actores involucrados en este tema.  La iniciativa de Monseñor Chomali, para mi, es muy valiosa y como autoridad de Gobierno me ha permitido conocer qué piensa realmente la gente. Escuché a los propios dirigentes que reconocen que ha habido una mayor celeridad en la reconstrucción”.

El director regional del Serviu, Sergio Jara, aseguró que “nosotros estamos trabajando en forma constante con todos los dirigentes de las aldeas, porque es la única forma, hacerlos participar, para que las propuestas del ejecutivo tomen más fuerza y se concreten más fácilmente”.

Monseñor Chomali, quien presidió la mesa, afirmó que “la Iglesia ha hecho una gran labor en la reconstrucción espiritual y en hacer notar de qué manera seguir adelante, ya que esta es un tarea de todos, porque antes de ser político o lo que sea, uno es un chileno que debe poner lo mejor de sí para salir adelante”.

Enfatizó que ”la Iglesia siempre será un lugar donde puedan encontrarse distintas posiciones”, agregando que “lo que interesa es la verdad, el bien común y las personas más desfavorecidas”.

Dijo que estas mesas de diálogo continuarán. “Siempre estamos abordando los temas que nos inquietan; hicimos un encuentro de la educación que fue muy positivo, con el fin de ver qué es lo que necesitan las personas. Esto va antecedido de estudios (Biobarómetro) que hace la UCSC para ir viendo lo que acontece. Quiero rescatar que la Iglesia Católica quiere servir y reunir  a las personas, porque tenemos esa capacidad, porque nos mueve una capacidad de servicio y de amor”.

En el encuentro llamaron la atención los testimonios de representantes de aldeas y grupos que sufrieron el mayor impacto. Cristian Cárcamo, de la comunidad de Santa Clara, Talcahuano, recordó el sufrimiento vivido primero por el terremoto y luego por el tsunami, donde murieron 8 personas en su sector. “Fue un escenario de dolor”, comentó, haciendo notar que la “primera reconstrucción” fue espiritual, para luego comenzar a levantar todo lo perdido. Ibaldo Viveros, representante de Villa Futuro en Chiguayante confidenció que el terremoto los marcó profundamente y lamentó que la reconstrucción haya sido muy lenta al comienzo. Lo propio expresó Sepúlveda Martínez, representante de comerciantes de Talcahuano.

Más Iglesia Arquidiocesana