En Misa aniversario se conmemoró a obispos que han servido en Concepción

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 21 mayo, 2017

Un emotivo homenaje rindió la Iglesia de Concepción, a obispos que han servido durante los 454 años de esta Iglesia misionera y servidora.

En la catedral, el domingo 21 de mayo, se celebró una eucaristía presidida por monseñor Fernando Chomali y concelebrada por varios sacerdotes y diáconos. En su homilía, el Pastor dijo que “hoy,  nos hemos reunido para celebrar una eucaristía especial, en memoria y en conmemoración de aquellos obispos que han servido a esta Iglesia de Concepción, personas con carismas, historias y situaciones históricas muy distintas, llenos de virtudes y algún defecto  como los tenemos cada uno de nosotros, pero hombres fieles que entregaron su vida a la Iglesia, anunciando el evangelio; hombres fieles que fueron  capaces de seguir manifestando el amor de Dios, que se manifiesta en la historia  hasta que Él vuelva, porque la promesa de Jesús es  que Él estará con nosotros hasta el fin de los tiempos y que nada nos va a separar del amor de Dios”.

Monseñor expresó que “nos ha parecido un acto de justicia, celebrar los 454 años, un acto amor, un acto de profunda espiritualidad. Hoy, rezamos un responso, por el eterno descanso de su alma, en la cripta, donde reposan sus restos mortales. Son varios los sacerdotes y diáconos que, a pesar de ser domingo, donde tienen varias actividades, han decidido estar aquí, para decir que agradecen lo que ellos (obispos) hicieron en su momento y por supuesto, rezamos de manera muy especial por el inmenso bien que han hecho”.

Concluida la celebración de la Misa, el Arzobispo, sacerdotes, diáconos celebrantes y numerosos fieles se dirigieron en proceso hasta la cripta, en el subterráneo de la catedral, donde se celebró una liturgia en memoria de los obispos sepultados en dicho lugar. “En comendemos a  nuestros hermanos, para que el Señor les dé su paz y los resucite”, indicó Monseñor Chomali y luego esparció agua bendita en los nichos donde descansan los restos.

“Quiero agradecer la oración por aquellos sacerdotes y obispos que han entregado su vida al anunciar el evangelio. El Concilio Vaticano II dice que la muerte es el enigma de la condición humana y la verdad  es que nosotros tenemos, frente a este enigma, una respuesta muy contundente. Tal vez aquella que no ha perdido absolutamente ninguna novedad, después que fue dicha hace dos mil años. Cada día, en medio de tanta confusión, se ve más joven, más radiante, más verdadera, más contundente. Jesucristo murió y resucitó y nosotros que moriremos, resucitaremos con Él. Esa es la esperanza fundamental de nuestra fe y es eso lo que hemos venido a celebrar frente a los restos mortales consagrados, que entregaron la vida para anunciar la única verdad”, concluyó.

Más Iglesia Arquidiocesana