En Misa de conmemoración de los dos años de F27 Monseñor Pedro Ossandón llamó a la unidad de los chilenos

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 27 febrero, 2012

En una emotiva celebración eucarística, en la capilla de la comunidad Santa Clara de Asís, en Talcahuano, se conmemoraron los dos años del terremoto y tsunami del 27 de febrero, en la zona, oportunidad en que se recordaron las 8 víctimas fatales registradas en el lugar y se valoró el esfuerzo de quienes se levantaron tras la tragedia.

Se contó con la presencia de autoridades de Gobierno como el ministro de Vivienda y urbanismo, Rodrigo Pérez Mackenna; el intendente regional Víctor Lobos; el alcalde de Talcahuano, Gastón Saavedra y varios seremis  y directores de servicios públicos.

La comunidad de Santa Clara realizó previamente una procesión por calles del sector hasta iniciarse la celebración de la Misa, a las 21 horas, que fue presidida por Monseñor Pedro Ossandón, Obispo Auxiliar y concelebrada por el párroco de Santa Cecilia, Germán Hermosilla y varios sacerdotes del Decanato.

En su homilía, Monseñor Ossandón valoró el gran esfuerzo de los habitantes del lugar que tras sufrir el impacto del terremoto y maremoto, salieron adelante y hoy continúan trabajando con entusiasmo. También resaltó la presencia de la imagen de la Virgen del Carmen Peregrina, que fue donada por su S. S. Benedicto XVI,  poco después del terremoto a la Iglesia de Chile y después de recorrer y peregrinar por todo el país, llegó a la comunidad de Santa Clara para quedarse definitivamente. A ella,  se ofrecieron oraciones especiales para pedir su protección al país.

Al concluir la Misa, Monseñor Ossandón  dijo que “claramente la gran deuda que tenemos todos con los que sufrieron  es la unidad y el compromiso solidario, un gesto humilde. Verdaderamente,  hay que volver a dar paso de unidad, no más mentiras, no más falacias ni ataques, sino unidad que va siempre orientada a resolver  y buscar las herramientas más eficaces, de tal manera de ayudar para que todos los damnificados puedan salir adelante y al mismo tiempo, todos nosotros, no sólo las autoridades, tenemos una deuda  de mayor compromiso”.

Indicó que en la celebración eucarística “imploramos a Dios, en primer lugar por las familias que han perdido sus seres queridos y dando gracias por quienes nos han dado ejemplo  de superación como es la comunidad de Santa Clara. Le hemos perdido perdón para superar todo nuestro egoísmo y nuestra soberbia”.

Finalmente, afirmó que “el Señor  Jesús nos invita sobre todo en el momento  de la dificultad, de la  crisis y de la muerte y Él tiene autoridad para hacerlo porque seguimos a un crucificado, que muriendo y asumiendo todos nuestros dolores  nos ha dado la vida, eso significa despertar la generosidad. Creo que, en estos días  justo cuando se inicia la Cuaresma, todos los  chilenos de buena voluntad, no sólo los creyentes, todos los chilenos que de verdad  desean despertar lo mejor de su corazón, tenemos la obligación  moral de comprometernos para que siempre, en la hora de la tragedia, en Chile,  podamos decir “sí” , cuenten conmigo, totalmente”.

Más Iglesia Arquidiocesana