Enriquecedora formación recibieron laicos de la Iglesia de Concepción

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 31 mayo, 2013

Una nueva jornada de formación para laicos se llevó a cabo este jueves 30 de mayo, en casa Betania, hasta donde llegaron más de un centenar de personas que escucharon atentas la interesante exposición del doctor Roberto Almada, médico psiquiatra y especialista en logoterapia.

“¿Cómo servir a la Iglesia? Y no morir en el intento”, fue el título de este encuentro que tomó varios aspectos que ayudaron a los presentes, primero, a darse cuenta de su propia realidad que puedan estar viviendo en las distintas comunidades eclesiales a las que pertenecen.  Reconocer que muchas veces se produce un síndrome de desaliento, debido a la despersonalización, agotamiento, desgaste y cansancio en el trabajo pastoral, que incluso pueden llegar a provocar depresión.

La idea, según lo explico el expositor, es estar en la Iglesia no con el afán de involucrarse en cuanta actividad surgiera dentro de ella, sino que primero definir sus capacidades, habilidades, tiempo e intereses para luego determinar en qué puede servir y no intentar hacer cosas toda la vida, ya que esta costumbre desgasta y termina alejando a la persona de la Iglesia y de Jesucristo.

El Dr. Almada invitó a descubrir el sentido de nuestra vida, ya que de eso depende encontrar la felicidad que no necesariamente tiene que ver con que todo nos resulte en la vida, sino en tener la capacidad de levantarse y superar los fracasos que puedan presentarse, “es bueno tomarse el fracaso como un signo de Dios en medio nuestro”, recalcó el psiquiatra.

Durante la exposición también se puso énfasis a la necesidad de trabajar en equipo, contar con el apoyo y reconocimiento del otro, dando razón a que el individualismo, tan imperante en estos tiempos, no nos llevará a buen resultado ni al logro de los objetivos.

El profesional también señaló que es necesario dejar un buen espacio de tiempo a la esfera privada e íntima de cada persona, no es posible llevar el trabajo que se realiza en la Iglesia a la casa o pasárselo en las reuniones y actividades de la parroquia, del Movimiento o de alguna pastoral.  Es bueno dejar a los demás que también asuman responsabilidades, sabiendo que ninguno es imprescindible y que todos estamos llamados a la santidad.

Más Iglesia Arquidiocesana