Entusiasta bienvenida tuvo signo de la Vida Consagrada en Instituto de Chiguayante

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 28 mayo, 2015

Desde Santa Juana hasta Chiguayante viajó esta semana el signo de la Vida Consagrada que recorre los Colegios de Iglesia de la Arquidiócesis de la Santísima Concepción. Una delegación del Colegio Clorinda Avello la trasladó al Instituto de Humanidades de Chiguayante, donde tuvo una calurosa recepción.

En el hall de acceso hubo cantos religiosos con sus respectivas coreografías, y también fue la ocasión propicia para compartir el testimonio de la hermana Bernarda Zamorano Saavedra, Dominica Misionera de la Sagrada Familia. Ella dialogó con los alumnos presentes en el lugar, a quienes preguntó si conocían a algún sacerdote o religiosa, dándoles la tarea de rezar por ellos. También les dijo “¿saben ustedes que nosotros venimos desde Santa Juana? Un pueblo donde tenemos una parroquia y tres colegios religiosos, de ellos uno sólo católico. Allí rezamos para que haya más jóvenes, niños y niñas que quieran consagrar su vida a Dios, y durante esta semana ustedes tendrán esa misión”.

 

Luego, en representación del rector don Hernán Rivas intervino el jefe de UTP, Julio Parra, quien señaló que “la vocación es una llamada y una gracia; está fuera de nuestras posibilidades inspirarla y hacerla nacer. La iniciativa es de Dios, una constante en las vocaciones bíblicas y lo repite Jesús: “No sois vosotros los que me habéis elegido, soy yo quien os ha elegido”. Cada uno experimenta esta llamada, porque Dios tiene un proyecto para nosotros  y es necesario que todos seamos conscientes de ello. A los miembros de la comunidad educativa ayudar especialmente a nuestros niños y jóvenes a desarrollar una vocación mediante un acompañamiento apropiado: para la vida laical, para el sacerdocio, la vida consagrada, la secularidad consagrada”.

 

Casi al concluir la liturgia el encargado de pastoral, Gerardo Fernández, comentó que “a fines del siglo XII Santo Domingo de Guzmán se encontraba rezando en el bosque, momento en el cual se le apareció la Virgen con tres ángeles y le dijo que la mejor arma para convertir las almas era el rezo del Rosario. Por eso, es una feliz coincidencia y un acontecimiento del Espíritu Santo que un colegio dominico nos haga entrega de esta imagen en honor a la Vida Consagrada, y que se nos invite a rezar por ella con un denario del Santo Rosario”.

 

Para dar inmediato cumplimiento a la misión encomendada, los niños y niñas presentes rezaron un denario del Santo Rosario, rellenando las cuentas respectivas por cada Ave María. Acto seguido, alumnas de pastoral de sexto año básico recogieron la parte de la tarjeta que se depositaría más tarde en el respectivo buzón que acompaña el signo de la Vida Consagrada.

 

Después de la foto grupal, los estudiantes del colegio visitante fueron invitados a un desayuno que fue amenizado con cantos.

 

Larry Henríquez Bravo – Periodista

Vicaría para la Educación y Fundaciones Educacionales. 


Más Iglesia Arquidiocesana