Escuela de la Fe Verano 2017 culminó con positiva valoración

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 15 enero, 2017

Con una excelente valoración por parte de los laicos, concluyó la Escuela de la Fe, Verano 2017, desarrollada en 18 sedes, en la Arquidiócesis de Concepción.

El programa se clausuró en la sede del colegio Instituto de Humanidades de Concepción, con la celebración de la Eucaristía, que presidió el Vicario General, padre Mauricio Aguayo, y que fue concelebrada por el padre Jorge Delpiano.

“Hemos tenido una muy buena respuesta y esta alta y destacada participación nos impulsa y anima a apuntar a cursos más especializados”, comentó el Padre Mauricio.

“Un primer impacto y  las  impresiones que se reciben es el grado de gozo de los participantes, porque lo que han aprendido no ha sido solo una experiencia de tipo cognitivo, saber más cosas de Dios, sino que han logrado alimentar  la propia experiencia de Jesús  y, por lo tanto, fortalecer el espíritu misionero que tenemos que ir desarrollando”, agregó.

Adelantó que durante el resto de enero, se hará la evaluación del proceso realizado en las 18 sedes y que “a partir comenzar la preparación de la próxima escuela de invierno. Enero lo dedicamos a la evaluación para que llegar conscientes de los logros y dificultades que siempre existen, pero tenemos el mejor ánimo de poder enfrentarlas, para que se acerquen más laicos a la formación y sean ellos los principales motivadores de esta experiencia”.

Arturo Bravo, docente del curso Los profetas del Antiguo Testamento comentó que el trabajo fue enriquecedor. “En la medida en que uno puede ayudar a que la fe sea más reflexiva  es importante. El objetivo del curso fue que a partir del mensaje profético pueda depurar la fe de ciertas imperfecciones que ella pueda tener, como un ritualismo  excesivo, es decir, asistir a una celebración, pero que no tenga ningún contacto con la vida y depurar la fe de cierto individualismo o cierto intimismo, que consiste entender que la relación es entre Dios y yo, sin tomar en cuenta a la comunidad”, explicó.

Ena Molina, alumna del curso Cómo comunicar la acción social de la Iglesia, valoró lo aprendido, porque le ayudará a transmitir e informar mejor lo que se realiza a través de la Pastoral Social de su parroquia. En tanto, Carlos Araneda, del curso  La celebración del misterio cristiano, expresó lo valioso que fue para él “aprender más sobre la persona de Jesús, lo cual me servirá para saber cómo enfocarme de cómo llegar mejor a la gente”.

Marta San Martín, coordinadora de la Escuela de la Fe, manifestó que sin duda “Dios ha transformado este lugar, durante esta semana, en un manantial de vida”.  Agregó que “nos hemos encontrado, a través de las enseñanzas, de nuestros profesores, con el Señor de la vida, que  nos viene siempre a ser partícipes de su propia vida. Pedimos al Señor que nos envíe a ser auténticos testigos en medio de  nuestra cotidianidad, no sólo con palabras, sino con nuestros gestos, actitudes, con nuestra vida”.

Al concluir la Eucaristía, se hizo entrega simbólica a tres alumnos de cada curso, los certificados de participación en la Escuela. En tanto, el Padre Mauricio compartió el documento de Monseñor Fernando Chomali “Hablar de Dios en tiempos de Francisco”.

Más Iglesia Arquidiocesana