Falleció el R.P. Fray Ramón Ángel Jara Hernández O.F.M

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 26 agosto, 2011

En el convento de los Padres Franciscanos en Concepción, falleció, la tarde de este viernes 26 de agosto, el R.P. Fray Ramón Ángel Jara, quien se encontraba delicado de salud desde hace algún tiempo.

El domingo 28, a las 09:30 horas se celebrará una misa en la Iglesia parroquial de Lorenzo Arenas, ubicada detrás de la cancha Flecha, Fernández Vial 2711. Sus restos serán trasladados a Chillán, donde a las 15:00 hrs., se oficiará la Eucaristía en la catedral de esa ciudad, para finalmente sepultarlo, en el cementerio local.

El Padre Ramón Ángel había nacido en Chanco el 17 de abril  de 1927. Fue ordenado sacerdote el 18 de septiembre de 1954; perteneció, desde muy temprana edad, a la Orden de los Frailes Menores Franciscanos donde desempeñó varios cargos como Profesor, Consejero y Superior de la congregación en la región. 

Era Licenciado en Teología, Doctor en Derecho Canónico en la PAA de Roma. Fue docente y por más de 20 años, Rector del Colegio san Buenaventura de Chillán. Fue músico, historiador, latinista, poeta, logrando varios premios culturales a nivel nacional, que reconocieron su talento y dedicación a las artes. También fue Juez del Tribunal Eclesiástico, fundador y director de radio María Inmaculada de Concepción y por más de 30 años, se desempeñó como Vicario Judicial del Tribunal inter-diocesano.

Escribió 25 libros de poemas y numerosos artículos en revistas nacionales sobre el tema de la justicia, orden moral e historia de la Iglesia. Compartió muy cercanamente con varios Arzobispos de la capital penquista, quienes le manifestaron su aprecio y afecto, como Monseñor José Manuel Santos, Monseñor Antonio Moreno, Monseñor Ricardo Ezzati, quien hasta el momento de su partida lo visitó en su lecho de enfermo, y en la cercanía de su Pascua eterna, Monseñor Pedro Ossandón y Monseñor Fernando Chomalí.

En Concepción, tuvo gran injerencia en la vida de la Iglesia y fue muy estimado entre la feligresía; en Chillán, tuvo gran participación en la vida cultural de la ciudad, así como también en la vida de muchas familias, con quienes compartió como fraile  franciscano, alegrías, esperanzas y penas. Muchos lo recuerdan y agradecen con afecto. Al momento de su deceso, vivía junto a otros frailes franciscanos en uno de los sectores más populares de Concepción; era Vicario parroquial en las parroquia san Francisco de Asís, donde fue uno de sus primeros párrocos.            

 

Más Iglesia Arquidiocesana