Familiares y amigos de periodista fallecida en Juan Fernández se reunieron en torno a la Eucaristía para recordarla

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 2 septiembre, 2012

Debe conocerse la verdad de las causas de la tragedia aérea en Isla Juan Fernández, afirmó Monseñor Fernando Chomali, para traer paz a todos.

Monseñor presidió en la catedral, una Eucaristía con motivo de conmemorarse un año del fallecimiento de los pasajeros del  avión FACH, entre quienes iba la periodista Sylvia Slier, cuya familia reside en  la zona de Concepción y por quien, sus compañeros y amigos de la UCSC, oraron este domingo.

“Hemos recibido con mucho cariño y afecto porque tenemos aún presente el dramático accidente que le costó la vida a 21 personas, jóvenes, llenas de vida, con muchos deseos de construir un país mejor. Estaban  todos involucrados en obras sociales, en obras comunicacionales y de Gobierno, para sacar adelante una isla tan hermosa y lejana y que fue  tan abatida por el terremoto del 27F”, indicó.

Dijo que era un acto de humanidad muy grande recordar a los difuntos, rezar por ellos, acordarse de ellos y  un acto muy profundo dar gracias a Dios por el tiempo  que vivieron entre nosotros y que entregaron un legado tan bonito.

“Este accidente nos deja varios mensajes. En primer lugar, que en Chile hay mucha gente solidaria, que trabaja por los demás y así lo hacían las 21 víctimas de la tragedia, en segundo lugar, chile es un país cristiano, porque se han  multiplicado las oraciones y las misas  en el país, por estas personas para recordarlas y dar esperanza de que no han fallecido. En tercer lugar,  es importante saber qué pasó, conocer la verdad de las causas, porque eso evidentemente no nos devolverán las víctimas, pero nos dará mucha tranquilidad a todos y también para que este tipo de accidentes no ocurra más”, expresó  Monseñor Chomali.

Agregó que “un accidente  como éste tiene que cuestionarnos a cada uno de nosotros, respecto de cómo estamos viviendo nuestra vida. Nadie sabe ni el día ni la hora. Hay que estar muy preparado y vivir  con la intensidad del primer día, pero también  con la libertad del último día y creo que sería bien hermoso que nos pillara la muerte sirviendo a los demás  como aconteció con estas personas. También me llama la atención que la esperanza  cristiana la viven las familias que se han unido en torno al Señor y a la oración  y eso  nos obliga para continuar a invitar a las personas a que tengan fe, que la última palabra no es la muerte sino la vida y nosotros apostamos a eso”.

Al término de la misa, manifestó “palabras de agradecimiento para la vida de Sylvia. Tuvo una vida muy hermosa, una gran compañera de curso y una gran periodista que dio un ejemplo donde estuvo y palabras  de esperanza y decirles que ella no ha terminado su vida, sino que ha continuado una vida nueva y también palabras hacia la sociedad que mirando su ejemplo, nosotros podemos mejores personas.  Es decir, estos accidentes tan trágicos nos tienen que dejar una enseñanza y ésta es que la vida  vale la pena vivirla cuando es entrega a los demás como fue el caso de este grupo”.

Por su parte Alfredo García, académico de la UCSC sostuvo que “a un año de la tragedia, el sentimiento es de esperanza que Sylvia y las 20 víctimas del accidente están  junto a Dios. Es un sentimiento de paz. Todo el grupo fue a una misión solidaria y nosotros, como amigos y compañeros de Sylvia, estamos tranquilos que ella está en un mejor lugar”.

Más Iglesia Arquidiocesana