Fernando Leiva: Yo sólo hago las canciones, lo que ocurre después con ellas no es mérito mío

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 15 mayo, 2013

Hace mucho tiempo que queríamos entrevistar a este cantautor de nuestra Arquidiócesis, oriundo de la hermosa comuna de Cañete. A sus 51 años, junto a su esposa y tres hijos, no deja de bendecir a Dios a través de su música y sus letras que han acompañado innumerables encuentros pastorales a nivel nacional y local, lo cual, como dice el mismo ha sido el motivo de viajes y presentaciones que cada vez lo dejan más asombrado al descubrir el cariño y aprecio de las personas.

¿Cómo comenzó la idea de escribir música?

Estaba con la idea de poder transmitir lo que estaba viviendo en mi crecimiento de fe y soñaba que todos pudieran escuchar el Evangelio hecho canción y de una manera juvenil y alegre. Todo comenzó el año 1999, mi esposa Sylvia me mostró el aviso del Festival “Una Canción para Jesús”, que se realizaba en Santiago, motivándome a participar. Recuerdo que tomé mi guitarra, lápiz, papel… y después de una oración, nació la primera de mis canciones: “Siglos de Amor”, esta canción no clasificó para el festival, pero fue el primer paso y desde ese día nunca más me detuve.

 

¿Qué ha significado para usted poder hacer música?

En la vida uno tiene sueños, cosas que quisiéramos hacer, pero por diversas circunstancias se van postergando y muchas veces vamos reflejando la frustración de no alcanzar lo soñado, pero cuando tus sueños dejan de ser sueños y pasan a ser la razón por la que te levantas día a día, entonces sólo queda dar gracias a Dios por ese día y disfrutar cada momento.

 

¿Qué ha significado para usted el éxito y reconocimiento de su música?

Bueno, mi música ha viajado más allá de donde yo he ido. Mi música siguió su propio camino y sin golpear la puerta entró a los corazones de muchos hermanos, yo voy detrás de ella, descubriendo y sorprendiéndome de ver lo que ha hecho en la vida de muchas personas. Imagínate, que después de 12 años de haber compuesto mi primera canción, salí a las comunidades a cantar y mis canciones ya estaban allí, ellas me recibieron y me presentaron a mis hermanos, fue genial y emocionante, como la gente no me conocía ni sabía mi nombre, muchas veces me nombraban como “el Aclaró” o “el Tres cosas tiene el Amor”(jajajaja).

 

¿Puede ver a Dios tras ese éxito?

Yo sólo hago las canciones, lo que ocurre después con ellas no es mérito mío, de eso estoy seguro. Y cómo no ver a Dios, si Él es la razón por la que sigo cantando y me faltarán días de vida para dar gracias a su Nombre por lo que ha hecho en mí y cuando digo en mí, incluyo todo lo que me rodea: mi esposa, mis hijos, mi gente, mis amigos, la comunidades… todo.

 

No tengo manager ni representante, sólo su voluntad me mueve y si he de seguir cantando será porque Él así lo quiere, de lo contrario, me hará saber cuándo sea tiempo para otros sueños.

 

¿Cuántos discos ha sacado?

Al momento he editado 8 CD: “Crecerá la verdad” 2001, “Ven a mi ventana” 2004, “Porque Dios lo ha querido”, “Hoy celebramos tu victoria”, “ En reflexión”, “ Karaoke Vol 1”, “Mc. 9;35” y la reedición de “Crecerá la verdad”.

 

¿Cuándo hablamos estaba grabando, para cuándo planea lanzar ese último disco?

Estaba terminando un hermoso proyecto solicitado por los el Colegio de la Congregación de los Sagrados Corazones, es una obra que escribiera el padre Esteban Gumucio SS.CC. y se me pidió que le compusiera la música. El resultado: una ópera Rock que tiene una duración de 45 minutos, que podrán ver y oír en dos lanzamientos en vivo con una gran puesta en escena, en Concepción será en junio y en Santiago en septiembre. En su oportunidad se hará la invitación a todos los que quieran asistir; este trabajo cuenta con la colaboración de músicos como Joel Rivera y Gerson Aedo, ambos de la ciudad de Concepción.

 

Fernando, además de la música ¿Qué otras cosas le gusta hacer?

La artesanía en madera es mi otra fascinación, también cocinar, mi especialidad es el Curanto en hoyo y el Salmón ahumado, me quedan realmente espectaculares, jajajaja.

 

¿Cómo es su vida como músico, es decir, le toca viajar mucho?

Para mí, uno de los placeres de la vida es viajar, conocer lugares, personas, cada día es distinto, cada experiencia es enriquecedora. Un día, para saber si era esto lo que quería hacer el resto de mi vida me pregunté: ¿Soy quien siento que debo ser? y la respuesta fue inmediata, SI!!!, siento que debo ser cantante.

 

Recorrí muchos caminos, realicé muchos oficios (37), con 33 años y tres hijos tuve la osadía de estudiar Ingeniería Portuaria, para luego, llegar aquí. Con todos mis miedos humanos y las incertidumbres por mi falta de fe, dejé todo para hacer de mi vida la música y comencé a recibir de Dios sólo bendiciones, gratos momentos y la fuerza necesaria para salir de los inviernos que a veces demoran en pasar.

 

¿Cómo es el apoyo de su familia en lo que hace?

Nada de esto sería posible si mi esposa no lo compartiera, cuando uno es soltero puede tomar sus propias decisiones, pero al asumir el compromiso del matrimonio, las decisiones se toman de a dos, y los hijos, obviamente, también se hacen partícipes de estas decisiones. Hemos podido compatibilizar el tiempo y los quehaceres familiares con esta misión de cantante. Dios nos ha dado su bendición para que cada día sea posible.

 

Por último, ¿qué ha significado para usted Dios en su vida?

Dios es el amor mismo derramado en mí, a través de todo lo que me rodea, y lo siento queriendo amar a través de mí a todos los que comparten conmigo la vida. De esta forma, entendí lo que era ser un Portador del Amor de Dios.

 

Dios es la máxima expresión de libertad, me liberó de mis miedos y aprendí que la vida es más fácil de lo que se me enseñó y ya no tengo miedo de vivir, ni envejecer, ni de morir, porque de su mano todo lo que viene es BUENO.

Más Iglesia Arquidiocesana