Fiesta de la Misericordia contagió de alegría y fe a Concepción

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 3 abril, 2016

Enmarcado en el Año de la Misericordia que vive la Iglesia, con alegría y entusiasmo se vivió, en Concepción, la Fiesta de la Misericordia, que duró alrededor de cuatro horas y que incluyó una liturgia ecuménica, en el atrio de la Catedral.

La actividad fue  organizada por el Decanato Concepción, con la participación de varias parroquias y la invitación a colegios, universidades, movimientos, juntas vecinales y cristianos, en general. El programa comenzó a los pies de la Cruz Monumental, a las 9 horas de la fría mañana del sábado 2 de abril, pero que en ningún caso amilanó a quienes llegaron tan temprano. En el trayecto se incrementó la presencia de los peregrinos y aumentó la temperatura, con un radiante sol.

La peregrinación fue animada  con cantos y el rezo del rosario y durante todo el trayecto, participó el Arzobispo de Concepción, monseñor Fernando Chomali, quien valoró la iniciativa hizo el envío de los peregrinos.

A lo largo de la caminata, que cubrió varias cuadras, hubo tres momentos (estaciones), dedicados a la Santísima Trinidad, al inicio, en la Cruz, luego en el colegio Salesiano y por último, en la plaza de los Tribunales de Justicia. Además, las personas tuvieron la oportunidad de recibiendo el sacramento de la reconciliación, como un signo importante de la misericordia de Dios.

Finalmente, la procesión llegó hasta el atrio de la catedral, donde se celebró una liturgia ecuménica con representantes de otras iglesias. Después de la lectura del Evangelio del hijo pródigo, Monseñor Chomali motivó a experimentar obras de misericordia, a las que  el Papa invita. Dijo que “este Año de la Misericordia no quede sólo en teoría, realmente estamos llamados a hacerlo vida con nuestros más cercanos como la familia, los amigos y los compañeros de trabajo”.

Concluida la liturgia, un grupo de niños de la parroquia La Ascensión del Señor presentó una obra de teatro que mostró las parábolas de la oveja perdida y del hijo pródigo, recibiendo un gran aplauso de los presentes. Luego, y para dar cierre a esta hermosa jornada, el cantautor Fernando Leiva animó con sus temas a niños, jóvenes y adultos que no dejaron de bailar y aplaudir con la presentación.

 

Más Iglesia Arquidiocesana