Francisco, testimonio visible de fe y amor en su primer año de pontificado

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 12 marzo, 2014

El 13 de marzo se cumple el primer año de pontificado del Papa Francisco. Sin duda, un año en que el sucesor de Pedro ha marcado una notable presencia, manifestando el amor de Jesucristo por la humanidad, muchos señalan que la actual cabeza de la Iglesia Católica en el mundo, se ha convertido en una nueva voz de la conciencia, al colocar en el centro del debate temas trascendentales de nuestro tiempo como la riqueza y la pobreza, la equidad y la justicia, la transparencia, la modernidad, la globalización, el papel de la mujer, la naturaleza del matrimonio, entre otros.

El Papa Francisco, no ha querido ser otro que él mismo, un hombre cercano a la gente, un cristiano que sonríe y se alegra sólo por el hecho de tener a Dios presente en su vida; y es eso lo que traspasa, cuando millones de personas en el mundo lo ven besar la cara de un hombre desfigurado o lavar los pies de una mujer musulmana, dándole así una mayor claridad y eficacia a su mensaje.

Y cuál es este mensaje qué utiliza el nuevo Papa, pues un mensaje donde ocupa tanto los gestos como el uso de un lenguaje sin matices, siendo directo, lo cual es muy apropiado en estos tiempos. La idea es que se entienda claramente, como cuando habla del pedido de Jesús a sus discípulos: «¡Dadles vosotros de comer!» (Mc 6,37), Francisco lo dice directamente: “Llama la atención, que aun quienes aparentemente poseen sólidas convicciones doctrinales y espirituales suelen caer en un estilo de vida que los lleva a aferrarse a seguridades económicas o a espacios de poder y de gloria humana que se procuran por cualquier medio, en lugar de dar la vida por los demás en la misión”.

El Papa está hablando claramente de la necesidad de conseguir más igualdad en la sociedad: “ánimo a los expertos financieros y a los gobernantes de los países a considerar las palabras de un sabio de la antigüedad: «No compartir con los pobres los propios bienes es robarles y quitarles la vida. No son nuestros los bienes que tenemos, sino suyos»”.

Por otra parte, otras de las declaraciones del Papa Francisco que marcaron el año pasado fue aquella en su viaje de regreso a Roma desde Río de Janeiro, luego de haberse reunido con millones de jóvenes en la Jornada Mundial de la Juventud: “si un gay busca a Dios de buena voluntad, ¿quién soy yo para juzgarlo?”, colocando hincapié en el infinito amor de Jesucristo por la persona que recurre a Dios.

Opinión de las personas de la Iglesia de Concepción

En nuestra Arquidiócesis, las personas tampoco se han quedado ajenas al momento de querer compartir su impresión sobre el Papa Francisco, quien sucedió a Benedicto XVI, luego de que éste anunciara su renuncia al reconocer que no se encontraba con las fuerzas necesarias para continuar en el papado.

El sacerdote agustino, Yuliano Viveros, párroco de la Parroquia San Agustín considera que la gestión del actual Papa ha sido “muy dócil a la realidad de la Iglesia, creo que aportó mucha atención y dedicación para ver cuál es la realidad con la que debe enfrentarse y ver la forma de responder a la circunstancias de forma concreta, en este sentido creo que ha sido un Pastor  astuto, cercano, dócil, y sobre todo un Pastor dialogante. Creo que está abarcando una impronta su forma, en cuanto a que va a las cosas sencillas y concretas, no con ello dejando de lado la reflexión y la parte teológica o doctrinal, sino más bien siendo muy concreto, muy práctico, muy Pastor.

El padre Yuliano recalca que el Pontífice “ha tenido la capacidad de ver la realidad, de evaluarla, juzgarla y tomar directrices de acuerdo a esa realidad. Siendo valiente al momento de tomar decisiones y determinaciones en algunos casos drásticas. Me parece que tiene sentido, ha sido también muy astuto,  porque ha sabido cómo hacerlo y ha sabido con quienes hacerlo también, cómo involucrar a la gente, cómo sumarla al proceso de renovación interior, más que de cambio de renovación interior.

En tanto, Raquel Chi Yang, de la parroquia Del Sagrario, cree que Francisco “lo está haciendo bien y ojalá que dure, tiene otra visión de las cosas, está actualizando todo lo de la Iglesia. Se está poniendo a tono con todo lo que es el Cristianismo. Todos los Papas tienen su carisma diferente, y él cómo latinoamericano, también piensa de otra manera, pienso yo. Además que es jesuita y tiene otro pensamiento, pero él lo está haciendo bien a mi parecer.

Rosa Campos, Comerciante que trabaja afuera del templo de Los Dominicos, señala que “es un muy buen Papa, está haciendo cambios buenos, buenísimos, maravillosos para la Iglesia, es justo, siento que van a haber grandes cambios con él. La gente estaba un poco decepcionada de lo que está pasando en la Iglesia, mucha crisis, pero debido a que ven toda la parte oscura de todo, no ven la parte clara, es como diferenciar lo malo de lo bueno, cuando siempre lo malo es poco y lo bueno es harto, pero como lo malo se hace grande siempre… Entonces es como la esperanza del católico, porque se cree que es el Papa justo, el Papa verdadero, el Papa que está limpiando la Iglesia.

Por su parte, Jorge Sandoval, de la Parroquia San Miguel de la comuna Hualpén encuentra que el Obispo de Roma “está bien, trata de arreglar la Iglesia, es un Papa trasparente. Tienen que venir buenos tiempos, ya que han pasado muchas cosas y él las ha Trasparentado.

Fernando Ortiz, de la misma parroquia San Miguel opina que “el Papa lo ha hecho bien, ha cambiado la mentalidad de la Iglesia. Ahora la Iglesia está más abierta a la gente,  se ha atrevido a hablar de temas cerrados para la Iglesia, como abordar el tema de la homosexualidad, eso ha hecho bien, porque antes la gente se alejaba de la Iglesia”.

Más Iglesia Arquidiocesana