“Fue sorpresa y un orgullo lograr un doble puntaje nacional en la PSU”

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 4 enero, 2016

El Colegio Instituto de Humanidades Alfredo Silva Santiago, establecimiento perteneciente al Arzobispado de Concepción, compartió un desayuno para agradecer al alumno Fabián Mauricio Carrillo Henríquez y a sus padres Marisol y Mauricio, el haber alcanzado un doble Puntaje Nacional – en Matemáticas y Ciencias-, en la PSU.

El joven de 17 años, entregó su testimonio al lograr tan brillante resultado, que lo  enorgullece junto a su familia y prestigia  a su Colegio.

Fabián, ¿qué significó para ti haber obtenido dos puntajes nacionales?

Que mi esfuerzo había dado frutos; que eso me permitirá quedar en la carrera que quisiera. Fue un orgullo y sorpresa para mí y significó una recompensa, por así decirlo. Digo que fue una sorpresa porque en Ciencias no me lo esperaba,  ya que contesté una pregunta al azar. En Matemáticas pensaba que me había ido bien, que quizá me había equivocado en una tontera, pero no fue así. Por eso, también fue una sorpresa, porque hubo menos puntajes nacionales en el país, fueron menos que el año pasado.

¿Te preparaste mucho? ¿Desde cuándo?

Sí, para Matemáticas me preparé bastante, desde segundo medio que hacía ensayos de PSU, pero para Ciencias lo hice sólo hace dos meses, por eso fue como una sorpresa.

Decidí estudiar Medicina en segundo medio, de manera que me puse las pilas y me empezó a ir bien. Comencé a poner más atención en clases, a estudiar más y comencé a prepararme para matemáticas, primero porque sabía que era la prueba que más ponderaba para medicina. Hice muchos ejercicios, estudiaba fuera del horario del colegio, adelantando la materia que veríamos después. Estudié harto en mi casa sólo para nivelarme,  porque  llegué de otro colegio,  me faltaba una mejor base. Por eso, me esforcé bastante para estar a la altura de lo que el Instituto pedía.

 

¿De qué manera incidieron en este logro tu familia y el colegio?

Agradezco a mis padres porque me ayudaron mucho. Por ejemplo, mi papá siempre respondía las dudas de matemáticas, aunque igual se enojaba un poco porque le preguntaba mucho, y mi mamá también me apoyaba, pero en lenguaje (su padre es profesor de matemáticas y su madre de lenguaje). El colegio también me ayudó, sus profesores y exigencia motivaron mi nivelación, si no me hubiera quedado en el promedio.

¿Cómo te enteraste que habías obtenido puntaje nacional?

Me encontraba en Osorno y ese día dejé mi celular prendido sobre el velador “por si acaso”, por si me llamaban. Y cerca de las cuatro me llamaron de la Pontificia Universidad Católica invitándome a una feria porque había obtenido puntaje nacional. Yo dije ¿en serio? ¿En qué? Pero me dijeron que no tenían esa información. Luego le conté a mi mamá y después me llamaron del DEMRE y ahí me comunicaron que había sido doble puntaje nacional en Matemáticas y Ciencias, lo que resultó una agradable sorpresa. Enseguida recibí los saludos de mis tías, abuelos, primas, que estaban orgullosos por mis logros.

Después, el día sábado me llamaron para ir al palacio de La Moneda el lunes 28 de diciembre, donde me tomé una selfie con la Presidenta. Fue una grata experiencia en la cual pude compartir con los otros puntajes nacionales.

Sabemos que estudiarás Medicina en la Universidad de Concepción, ¿por qué elegiste esta opción?

Elegí medicina porque me gusta la idea de trabajar en un hospital o clínica y ayudar a la gente con sus problemas médicos, y saber también cómo funciona el cuerpo humano y cómo repararlo, por así decirlo. Ahora sólo descansaré lo que más pueda para llegar relajado a la Universidad y rendir bien.

¿Qué le dirías a quienes rendirán la PSU el próximo año?

Que primero deben definir sus objetivos y en base a eso los pasos a tomar, encontrando el método que más les sirva para lo que quieren. Por ejemplo, para mí fue estudiar todos los días un poco, hacer ejercicios constantemente, pero puede que para otras personas sea diferente, y haya otro método que le sirva más y les permita lograr sus metas.

Luego de entrevistar a Fabián pudimos conversar brevemente con su madre, Marisol Henríquez, quien señaló que “estamos muy contentos y orgullosos de nuestro hijo por este logro que consiguió. Como familia lo hemos apoyado siempre pero sabemos que la familia hace una parte del trabajo, otra parte importante la hace Fabián, que es un niño dedicado, estudioso y disciplinado para estudiar, pero también recibe mucho estímulo en el colegio de sus profesores, compañeros, en un ambiente de estudio que reconocemos fue tremendamente importante para motivar a Fabián a salir adelante. Él llegó en primero medio al Instituto, con notas regulares, pero de ahí sus profesores comenzaron a estimularlo y así fue como se superó. Estamos muy felices y orgullosos de Fabián y agradecidos del colegio”.

Larry Henríquez Bravo, Periodista, Vicaría para la Educación y Fundaciones Educacionales.

Más Iglesia Arquidiocesana