Gran aumento de peregrinos marcó festividad de San Sebastián en Yumbel

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 21 enero, 2013

Una fuerte y creciente presencia de peregrinos marcó la festividad de San Sebastián, en el santuario de Yumbel, que copó los espacios para estacionamientos y los lugares de acogida.

“De verdad que me emociona la presencia de tantos peregrinos y es un logro poder acogerlos a todos, porque ha sido un gran desafío preparar el santuario”, comentó el Padre Bernardo Álvarez, recién asumido párroco de Yumbel. Manifestó también su esperanza que todo este esfuerzo produzca frutos de santidad.

Valoró la piedad popular, porque a su juicio es una forma de  vivir la vida cristiana católica. Dijo que para él esta gran manifestación de fe es “un signo de los tiempos”.

Monseñor Fernando Chomali, quien presidió la Misa de las 10 de la mañana del domingo 20, expresó que “Chile es un país religioso y este es un elemento muy importante a tener en cuenta. La fe ha entrado con mucha fuerza en nuestra historia, porque promueve el bien, promueve la verdad y el servicio a los demás y especialmente a los más pobres. Es un bien que hay que cuidar y cuidando los lugares donde se promueve la fe, como en la familia; hay que promover también las vocaciones sacerdotales y religiosas y todo aquello que nos hace más humanos, más fraternos y más hermanos”. Afirmó estar muy contento y emocionado por lo que vivió en Yumbel.

En su homilía, agradeció a quienes llegaron de muy lejos, porque “su testimonio de fe nos fortifica”.

Monseñor llamó a ser coherentes con su fe como católicos. No ocultó su preocupación  respecto a muchos católicos han dejado la Iglesia, “porque no hemos sido coherentes con nuestra fe.La  sociedad pide más testimonio”, enfatizó.

En tal sentido, pidió demostrar la fe no sólo para la fiesta de San Sebastián, sino las 24 horas del día. “Hay que vivir una vida centrada en la conciencia, una vida buena, que se logra actuando el bien. No hay que temer ser católico, sino que tenemos que vivir como auténticos católicos, siendo coherentes con la fe, porque el Señor ha sido bueno con nosotros. Hoy, un católico deberá ser un mártir o dejará de ser cristiano. ¿Qué sería de la sociedad si no tuviésemos a Jesucristo?¿Qué sería del mundo si no tuviésemos a San Sebastián, al Padre Hurtado, a Teresa de Calcuta?, No sería nada. Podremos tener grandes malls y enormes carreteras, pero esto no le da sentido a nuestra vida”., concluyó, llamando al final de Misa, a promover las vocaciones sacerdotales y religiosas, en el seno familiar.

Más Iglesia Arquidiocesana