Grato diálogo de agentes juveniles con el Nuncio Apostólico

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 26 abril, 2012

Muy contento se mostró el Nuncio Apostólico, Monseñor Ivo Scapolo, tras un grato diálogo que sostuvo con líderes juveniles católicos en Concepción.

El encuentro se efectuó con la presencia de Monseñor Fernando Chomali, Monseñor Pedro Ossandón y  el  Pbro. Pablo Leiva, asesor de la Pastoral Juvenil, en que  representantes juveniles  de Movimientos, colegios y universidades de la zona no sólo escucharon el mensaje del Nuncio, sino que además plantearon una serie de inquietudes.

Monseñor Scapolo les manifestó: “Ustedes tienen la responsabilidad de mantener viva  esta linda relación que hay entre el Papa y los jóvenes  cristianos y católicos. El Santo Padre confía mucho en vuestra generosidad, creatividad y fidelidad”.

El Nuncio reflexionó sobre el criterio de participación  de los jóvenes en  la Misa y en actividades de la Iglesia, admitiendo que algunas encuestas son bajas y, por lo tanto, se requiere trabajar mucho para evangelizar a un gran número de jóvenes que no conocen al Señor. “Nosotros  estamos convencido que es muy bueno que la persona conozca al Señor y tenemos que preguntarnos qué hacer para que muchos jóvenes se acerquen a la Iglesia”, señaló, haciendo notar que la Misión Joven es una oportunidad muy importante para acoger a tantos jóvenes que están lejos de la Iglesia.

Planteó que “la  Iglesia tiene la responsabilidad de llevar el anuncio de la Buena Nueva con alegría y con convicción. Hay que acompañar, rezar y anunciar la Palabra del Señor. Vemos que es más fácil construir catedrales que  educar  y convertir una persona. No hay duda que el Espíritu Santo, después de dos mil años,  continúa formando el corazón de las personas y estoy seguro que también  va a acompañar  esta misión que está comenzando”.

Llamó a los agentes pastorales juveniles a renovar cada día el encuentro con el Señor Jesús. “Si ustedes no están en contacto con el fuego, no lo pueden transmitir a otros. Es importante y fundamental, ayudado también, por los sacerdotes, continuar una relación siempre más profunda e intensa con Jesús resucitado.  Cuando hablamos de gracias del Señor, hablamos de los frutos del Espíritu que son el amor, la paz, la alegría, el dominio de sí mismo,  la solidaridad, el espíritu de servicio, capacidad de perdonar, capacidad de abrirse a los otros”.

Recordó, en el diálogo con los jóvenes, el mensaje que el Papa Benedicto XVI entregó a los jóvenes de todo el mundo, con ocasión de la última Jornada Mundial. Les expresó que el tema fundamental de este año es la alegría. “El Papa dice que Juventud es igual alegría” y los animó a leer el mensaje, asimilarlo y vivir la experiencia de la Misión Joven en sintonía con lo que el Santo Padre ha recomendado a todos los jóvenes.

Una de las intervensiones que más destacó fue la de un joven que planteó que en estos tiempos es muy difícil ser católicos y muchas veces somos juzgados, a lo que Monseñor Scapolo respondió "es muy difícil que haya flores en el desierto y nosotros somos esas flores del desierto".

Más Iglesia Arquidiocesana