Hermana Yecseni Gaona Abad Renovó sus votos simples

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 8 agosto, 2014

En el día que la Iglesia celebra la memoria de Santo Domingo de Guzmán, la Hermana Yecseni Gaona Abad, religiosa Dominica, Hija de Nuestra Señora de Nazaret, renovó sus votos simples (temporales) por tres años. Este proceso continuará de la misma manera hasta que llegue el día en que emita, de una vez para siempre, los votos solemnes (perpetuos).

 

La Hermana Yecseni, actualmente trabaja en la comunidad de Arauco, en el Hogar de la Fundación Las Rosas. Ella llegó a esta ciudad hace casi dos años para apoyar el servicio que la Iglesia a través de esta congregación religiosa, desarrolla en la Vicaría de Arauco junto a las hermanas religiosas, Hna. Marina y Hna. María, ambas colombianas. La Hna. Yecseni es peruana, nació en Piura el año 1993, tiene 6 hermanos y con 17 años ingresó a la Congregación. Sus superioras la enviaron a Chile después de formarse en Ecuador y Colombia. Ella manifiesta estar muy feliz en Chile donde también está estudiando enfermería y señala que en este día de Santo Domingo, renovar sus votos ante Dios “es muy edificante este compromiso de consagrarse al Señor con un profundo deseo de hacerlo para siempre al estilo de Santo Domingo, buscando servir a Dios en los pobres”. La Hermana agradece a Dios su vocación y hace un llamado a los jóvenes para que descubran este llamado para seguir a Jesús  y ser felices, es “una gran felicidad vivir la vida religiosa, es muy bello sentir la vida teniendo fe, es una gracia muy grande pertenecer a Cristo, servir por amor a Cristo, amar a Cristo y su Iglesia en la entrega y el servicio a los demás”.  

Terminadas las palabras de esperanza, que el Párroco de Arauco entregó poniendo el ejemplo que nos dejó Santo Domingo, se emitió la renovación de votos simples ante Dios y su iglesia. La Hermana dominica pronunció las palabras de compromiso de manera firme y decidida; poniendo su confianza en Dios que es el que llama.

Al finalizar la celebración el Padre que presidió la eucaristía, pidió un caluroso aplauso de acogida y estímulo para las Hermanas Dominicas de Nazaret en la fiesta de Santo Domingo. Una sencilla pero emotiva ceremonia concluyó pidiendo a Dios por las vocaciones hacia la vida sacerdotal y religiosa.

 

 

Más Iglesia Arquidiocesana