Hogar de Arauco tuvo hermosa celebración de Cristo Rey

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 20 noviembre, 2016

En el Hogar Juan Pablo II de Fundación Las Rosas en Arauco, en la víspera de la Solemnidad de Cristo Rey, resonó con fuerza ese llamado al Señor que por siglos repite la Iglesia: “ven Señor Jesús”.

Con motivo de esta gran fiesta ha tenido lugar, dentro de la celebración eucarística presidida por el párroco de Arauco, Fray José Miguel San Martín, un hermoso rito en el cual un grupo de personas integradas por residentes del Hogar de Ancianos y trabajadores, recibieron el sacramento del Bautismo y la Primera Comunión, después de un período de catequización.

Es importante señalar que el sacramento del Bautismo, en algunos de los ancianos, se dio “bajo condición”, pues algunos de ellos no recuerdan haber tenido una cercanía a la Iglesia y no saben si en algún momento de sus vidas recibieron este sacramento antes de ser acogidos por la Hermanas Dominicas de Nazaret.  Al respecto el Código de Derecho Canónico dice que “si, después de haberse realizado una investigación diligente, subsiste duda prudente sobre si los sacramentos del Bautismo, Confirmación y Orden Sacerdotal fueron realmente recibidos o lo fueron válidamente, sean administrados bajo condición” (CDC 845,2). Estos tres sacramentos imprimen un sello en el alma llamado “carácter” y es por esto que no se pueden repetir, como tampoco cabe la repetición del Bautismo o de la Confirmación en caso de que estos sacramentos se tengan que administrar bajo condición.

La celebración contó con la participación de fieles que colaboran con la Fundación las Rosas y con casi la totalidad de los trabajadores. También se contó con la participación del coro llamado, Fuente de la Misericordia, venido desde Concepción.

En la misa, las palabras del sacerdote fueron bien acogidas por los asistentes, especialmente por las religiosas dominicas que están a cargo de ese lugar y quienes recibían algún sacramento. El Padre señaló: “Con el bautismo pasamos a integrar la Iglesia y con Cristo y la fuerza de su Espíritu, inauguramos una nueva vida junto al Señor. En la Eucaristía, conmemoración de lo acontecido en la última cena que Jesús celebró junto a sus discípulos, el signo no es el pan, sino el pan partido y compartido; el signo no es el vino en sí, sino la vida que se entrega en el servicio hacia los demás. La realidad significada en ambos sacramentos es el Amor de Dios”.

Al finalizar la celebración, se rezó a María Santísima en el mes dedicado a ella, pidiéndole ser perseverantes y consecuentes con la fe. El Padre José Miguel concluyó agradeciendo a los catequistas, al coro y a todos quienes apoyan este servicio de acoger a los ancianos y ayudarlos a vivir con alegría y esperanza; felicitó a los nuevos bautizados y a quienes recibieron a Jesús sacramentado pidiendo un aplauso para los sacramentados, residentes del Hogar: don Jobel Tapia, don Manuel Llanca, doña Juana Ferrer, y para los trabajadores Karina Vergara, César Cuevas, Natalia Muñoz y Luz Díaz.

Al terminar, el sacerdote manifestó a los asistente, indicando “creámosle a Cristo, reinemos con Él desde el servicio desinteresado a los demás, desde la entrega sincera, desde la generosidad frente al hermano necesitado; a lo mejor desde la incomprensión y la persecución porque vivir el evangelio no pasa por el aplauso del mundo, pero seguro que reinaremos con Él si aprendemos a luchar, y con sacrificio somos capaces de dejar egoísmos e indiferencias atrás”.

Similar ceremonia se vivió en la sede de la parroquia, el domingo de Cristo Rey, en la misa de 12.30 horas, con niños de 11 a 13 años, que se prepararon para la primera Comunión, que recibirán el día de la inmaculada Concepción. En esta solemnidad recibieron el Bautismo.

La Misa estuvo acompañada del coro Fe Anastasis de la diócesis de Valparaíso, que se unió al coro de jóvenes de la parroquia san José de Arauco. En esta oportunidad, se hizo un llamado a los padres de familia a que formen a sus hijos en los valores de la fe, el buen ejemplo de servicio, amor y entrega.

Más Iglesia Arquidiocesana