Hospedería Padre Esteban Gumucio continúa servicio por segundo año

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 22 febrero, 2016

La Hospedería Padre Esteban Gumucio, perteneciente a la Fundación Social Novo Millennio de la Vicaría de Pastoral Social del Arzobispado de la Santísima Concepción, cumplirá durante 2016 el segundo año de atención a personas que experimentan situación de calle. Seguirá prestando servicio en calle Manuel Rodríguez N° 935, esquina Castellón.

Esta iniciativa procura la prestación temporal de servicios de alojamiento nocturno para la superación de la situación de calle, que incluye alimentación, higiene personal y apoyo para uso de redes institucionales. Posee cobertura para 60 personas, a quienes brinda alojamiento, cena y desayuno, entregando atención directa entre las 17:30 y las 08:30 horas. Durante su permanencia en la hospedería, las personas son incentivadas a participar en grupos de capacitación, como por ejemplo cursos de gastronomía y otras iniciativas orientadas a lograr la autonomía y superación personal.

 El equipo de trabajo, encabezado por una coordinadora, está constituido por veinte personas. Entre ellos se cuentan cuatro monitores de trato directo para la tarde y cuatro de noche, dos técnicos en enfermería, un profesional a cargo de las redes y atención de casos y otro responsable de la red de voluntarios, dos monitores día, orientados a la organización y funcionamiento de la hospedería, dos manipuladoras de alimentos, un apoyo administrativo, un auxiliar de aseo y un psicólogo para el inicio de los procesos de intervención.

 Según señaló la trabajadora social Valentina Vergara, coordinadora de este proyecto, “durante el año 2015 alcanzamos una cobertura promedio de cuarenta personas, con un peak de cincuenta y cinco en el mes de octubre, fecha en la cual comienzan a cerrarse los albergues de invierno. Junto con destacar la entrega de diversas prestaciones como por ejemplo alojamiento, alimentación (cena y desayuno), acompañamiento, orientación psicosocial y lavado de ropa, la hospedería constituye el primer paso en el proceso de superación de la situación de calle, que permite a las personas alcanzar el piso mínimo de estabilidad para avanzar a una residencia de superación, con un mayor grado de autonomía y menor presencia de monitores. Es decir, la hospedería es un espacio para recobrar los hábitos básicos”.

 Durante el mes de febrero, como una forma de conmemorar el primer año de funcionamiento y también la extensión de los servicios, se organizaron diferentes actividades tales como karaoke, búsqueda del tesoro, juego de lotería y competencias por equipos. En la celebración destacaron los “Hospedería Awards”, que mediante una votación de los propios residentes eligió a los mejores en las respectivas categorías, que fueron el más ordenado, más esforzado, simpático, mejor compañero, mejor cantante, el más participativo, más alegre, más enamoradizo, más tierno, más colaborador y por último el más votado. Así damas y varones, pues la hospedería es mixta, recibieron con orgullo sus premios e hicieron gala de las virtudes que les llevaron a ser reconocidos por sus pares.

 

Para el Vicario de Pastoral Social del Arzobispado de Concepción, Pbro. José Cartes Gómez, “la hospedería fue un proyecto bien evaluado en su primer año de funcionamiento, lo que nos hace ver la importancia que tiene este trabajo social que la iglesia hace con los más marginados y al mismo tiempo destaca que no sólo en la noche se necesita de apoyo para estas personas carentes de recursos, y sobre todo de un espacio en el cual puedan sentir la cercanía de alguien que les muestre cariño, afecto, recordándoles que son personas”. “Para nosotros ha sido una experiencia bastante rica, porque nos ha permitido trabajar junto al Gobierno, que entrega los recursos a través del Ministerio de Desarrollo Social, en un ámbito en el que ya habíamos incursionado en alguna medida a través de los Albergues de Invierno. Cuando se unen las voluntades es posible ayudar a los más necesitados, y en este 2016 en que la Iglesia celebra el Año de la Misericordia es importante hacer notar que todos estamos llamados a partir de nuestra realidad a abrir nuestro corazón como lo hizo Jesucristo para tender la mano a los más desposeídos”.

 Larry Henríquez Bravo – Periodista – 81367815

Unidad de Comunicaciones

 

Vicaría de Pastoral Social

Más Iglesia Arquidiocesana