Hoy se cumplen 5 años de pontificado del Papa Francisco

Más Santa Sede

Publicado el: 13 marzo, 2018

Hoy 13 de marzo se cumplen cinco años desde que el Arzobispo de Buenos Aires (Argentina), el entonces Cardenal Jorge Mario Bergloglio, fuera elegido como Sucesor de San Pedro, convirtiéndose así en el primer Papa latinoamericano y jesuita.

El pueblo de Chile ha tenido la gracia de ser visitado por el Papa Francisco, entre los días 15 al 18 de enero de este año. Su mensaje ha sido profundo y una gran fortaleza.

En estos años, Francisco ha demostrado ser el Papa para estos tiempos y sigue llamando la atención de muchos, dentro y fuera de la Iglesia por su sencillez, desprendimiento, audacia y cercanía.

El Cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado del Vaticano, destacó la alegría como principal característica de los cinco años de pontificado del Papa Francisco.

El Cardenal afirmó que “me impresiona que todos los documentos o, al menos, aquellos de mayor importancia –hablo de la Evangelii Gaudium, que ha sido un poco el documento programático de su Pontificado, y luego también de Amoris laetitia y también, quizás indirectamente, la Laudato si’– siempre hagan referencia a la alegría”.

Por lo tanto, “entiendo que la característica fundamental de este pontificado es, precisamente, la alegría, una alegría que no nace, evidentemente, de la razón, sino del hecho de saberse amado por el Señor”.

“De aquí surge la otra directriz del Pontificado: la misericordia, es decir, un amor personal y total que Dios tiene por cada una de sus criaturas y, de otra parte, la alegría de comunicar a los demás esta buena noticia del Evangelio”.

Señaló que la alegría del anuncio del Evangelio “es una alegría compartida” entre el que la anuncia y el que la recibe: “El hecho de anunciar, de llevar a los demás el anuncio de la salvación de Jesús, se convierte en fuente de alegría para el que la recibe, pero también para el que la anuncia”.

Por último, “la tercera línea” del pontificado de Francisco “es la evangelización de una Iglesia en salida que debe llevar el Evangelio a todas las criaturas”.

Aspectos resaltantes:

  1. Misericordia: Año de la Misericordia

El Jubileo de la misericordia, también llamado Año de la Misericordia, fue un jubileo que se celebró durante el Año Santo Extraordinario que comenzó el 8 de diciembre de 2015 y concluyó el 20 de noviembre de 2016, para celebrar el quincuagésimo aniversario de la clausura del Concilio Vaticano II, profundizar en su implantación y situar en un lugar central la Divina Misericordia, con el fortalecimiento de la confesión.

Francisco se ha ganado infinidad de calificativos: Papa de los pobres, del fin del mundo, franciscano, de la gente, de la ternura, de los descartados, de la alegría, de la revolución tranquila o de la primavera. Pero el que más le gusta, el apelativo con el que desea pasar a la Historia es el de Papa de la misericordia.

Francisco quiere que la Iglesia entera se empape de misericordia y la inyecte profundamente en sus venas, para que fluya por todo el cuerpo eclesial y cale a fondo en sus actitudes y en sus estructuras.

  1. Creación: Laudato Sí.

Laudato si’ (en dialecto umbro: Alabado seas, en español) es el título de la segunda encíclica del papa Francisco, firmada el 24 de mayo, Solemnidad de Pentecostés, del año 2015; y que fue presentada el 18 de junio de 2015.

El nombre de la encíclica es tomado del cántico religioso denominado Cántico de las criaturas en donde uno de sus estrofas dice a la letra:

Laudato si’, mi’ Signore, per sora nostra matre Terra, la quale ne sustenta et governa, et produce diversi fructi con coloriti flori et herba.

Traducción: Alabado seas, mi Señor, por la hermana nuestra madre tierra, la cual nos sostiene y gobierna y produce diversos frutos con coloridas flores y hierbas.

La encíclica se centra en el planeta Tierra como lugar en el que viven las personas, defendiendo la naturaleza, la vida animal y las reformas energéticas en los seis capítulos compuestos; presenta el subtítulo: Sobre el cuidado de la casa común. Francisco realiza una «crítica mordaz del consumismo y el desarrollo irresponsable con un alegato en favor de una acción mundial rápida y unificada “para combatir la degradación ambiental y el cambio climático”».

Es la segunda encíclica publicada por Francisco, después de Lumen fidei, de 2013, sin embargo, esta fue escrita en gran parte por Benedicto XVI, por lo que Laudato si’ es la primera encíclica escrita completamente por Francisco.

  1. Familia: Amoris Laetitia

Amoris laetitia («La alegría del amor» en latín) es la segunda exhortación apostólica postsinodal del papa Francisco, firmada el día 19 de marzo de 2016 y hecha pública el 8 de abril​ del mismo año. Como viene indicado en el subtítulo, el documento trata sobre el amor en la familia, por ello se hace mención explícita a los esposos cristianos en la parte que se indica a quien va dirigida.

Esta exhortación se publica, como es costumbre en la Iglesia, al haber concluido dos sínodos, uno extraordinario y otro ordinario (en este caso sobre la familia), que tuvieron lugar en la Ciudad del Vaticano en octubre de 2014 y 2015 respectivamente.

  1. Pobres: Papa pobre para los pobres… ¡Cómo quisiera ver una Iglesia pobre para los pobres!

Esto de la Iglesia pobre para los pobres viene del Evangelio mismo de Jesús, predicado por él más con el ejemplo que con las palabras. Pero hay una relación particular entre el Papa Bergoglio y Francisco de Asís, porque eligió llamarse Francisco por san Francisco de Asís y porque el Encuentro con Jesús pobre y humilde es el programa del Papa.

La Iglesia se funda sobre el Evangelio de Jesucristo, pero Francisco de Asís, 1200 años después de Jesús, reeditó en su propia vida y hasta en su propia carne el Evangelio de Jesús viviendo la “pobreza evangélica” de manera radical. Renunció a todos los bienes materiales para vivir, como un mendigo, solo de Dios y para Dios, con gran amor y respeto por sus hermanos y por la naturaleza. San Francisco es una voz que llega hoy hasta nosotros en el nombre del Papa; es un grito que recuerda a la Iglesia el Evangelio de Jesús.

Y para san Francisco todo empezó en la pobre iglesita en ruinas y abandonada de san Damián, donde Jesús le dijo desde el Crucifico: “Ve Francisco, restaura mi Iglesia”.

Por eso, la vuelta a san Damián solo por 5 días, del Crucifijo donde Jesús habló a Francisco de Asís, ahora, entre el 15 y el 19 de junio y el Aniversario de la publicación de la encíclica “Alabado seas”, el 20 de junio, sobre el cuidado de la Casa común, son verdaderamente voz y grito. Son la voz y el grito de Jesús, de la Tierra, de los Pobres, de Francisco de Asís y de Francisco Papa que nos piden volver al Evangelio, también dentro de la Iglesia de Jesús.

  1. Jóvenes: Sínodo de los obispos 2018

El Papa Francisco tiene un cariño muy especial por los jóvenes, por ello, desea trabajar en un sínodo de los Obispos bajo el lema “Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional”

Dice el documento preparatorio: «Os he dicho esto para que mi gozo esté en vosotros y vuestro gozo sea perfecto» (Jn 15,11): este es el proyecto de Dios para los hombres y mujeres de todos los tiempos y, por tanto, también para todos los jóvenes y las jóvenes del tercer milenio, sin excepción.

Anunciar la alegría del Evangelio es la misión que el Señor ha confiado a su Iglesia. El Sínodo sobre la nueva evangelización y la Exhortación Apostólica Evangelii gaudium han afrontado cómo llevar a cabo esta misión en el mundo de hoy; en cambio, los dos Sínodos sobre la familia y la Exhortación Apostólica Post-sinodal Amoris laetitia se han dedicado al acompañamiento de las familias hacia esta alegría.

Como continuación de este camino, a través de un nuevo camino sinodal sobre el tema: «Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional», la Iglesia ha decidido interrogarse sobre cómo acompañar a los jóvenes para que reconozcan y acojan la llamada al amor y a la vida en plenitud, y también pedir a los mismos jóvenes que la ayuden a identificar las modalidades más eficaces de hoy para anunciar la Buena Noticia. A través de los jóvenes, la Iglesia podrá percibir la voz del Señor que resuena también hoy. Como en otro tiempo Samuel (cfr. 1Sam 3,1-21) y Jeremías (cfr. Jer 1,4-10), hay jóvenes que saben distinguir los signos de nuestro tiempo que el Espíritu señala. Escuchando sus aspiraciones podemos entrever el mundo del mañana que se aproxima y las vías que la Iglesia está llamada a recorrer.

Más Santa Sede